Ceguera tropical, una enfermedad infecciosa que afecta poblaciones vulnerables en Colombia

Sábado 30 de enero de 2016




Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el tracoma o ceguera tropical, es considerada la principal causa infecciosa de ceguera en el mundo. Esta infección es generada por un microorganismo llamado Chlamydia trachomatis.

La forma de contagio de la enfermedad es por contacto con secreciones oculares y nasales de personas infectadas, especialmente niños pequeños que se encuentran altamente expuestos a la enfermedad. También se propaga a través de moscas que han estado en contacto con los ojos o la nariz de una persona infectada. El tracoma es una enfermedad infecciosa asociada con la pobreza, hacinamiento, falta de acceso al sistema de salud y condiciones inadecuadas de saneamiento básico e higiene personal[4].

Según información del Ministerio de Salud de Colombia en el 2006 se “encontró evidencia clínica de tracoma en comunidades indígenas del Vaupés, en límites con Brasil. Posteriormente, en el año 2012 se realizó un censo para conocer la prevalencia en 86 comunidades. Los resultados del estudio mencionado ubican el foco que aún no se ha delimitado (…) con 30,4% de prevalencia de formas activas (…) en menores de 1 a 9 años de edad”[5].

Según el Instituto Nacional de Salud de Colombia “El tracoma representa el tres por ciento de todos los casos de ceguera a nivel global, con un estimado de 325 millones de personas viviendo en áreas endémicas[6], más de 21 millones con tracoma activo, 7.2 millones requiriendo cirugía y es responsable de ceguera irreversible en 1.2 millones de personas”[7].

Iniciativas globales para contrarrestar la enfermedad

La Iniciativa Internacional contra el Tracoma (ITI, por sus siglas en inglés) y la Coalición Internacional para el Control del Tracoma (ICTC, por sus siglas en inglés), anunciaron la donación de 500 millones de dosis de un antibiótico que es usado en el tratamiento de tracoma.

Cynthia Sánchez
csanchez@kreab.com

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.