Hijo adoptivo y amigo de Colombia

Sábado 23 de julio de 2016, por José Ignacio Galarza Mayorga




Cuando la prensa española anunciaba el fin de la guerra más antigua de América en donde se manifestaban que las FARC dejaban las armas, a grandes titulares lo señalaba en El País de Madrid. También, el ex presidente que más tiempo ha gobernado a España, escribió el 23 de junio del año en curso, un artículo que denominó “El Mejor de los acuerdos Posibles” donde señala su amor a Colombia, como hijo adoptivo de ella.

El artículo en mención dice así:

“Desde la emoción de vivir un momento como este, tanto tiempo esperado; y desde la razón que comprende el desafío que queda por delante, mi alegría es inmensa.
Siempre ha sido más fácil hacer la guerra que construir la paz.

La guerra es más dolorosa por sus víctimas y sus horrores, más costosa en recursos humanos y materiales, pero más simple. Al final se trata de destruir al otro, a lo que dé lugar. Quien tiene más capacidad de hacerlo, puede terminar ganando.

Hacer la paz, crear una cultura de paz, ampliar la democracia para que quepan todos los que estén dispuestos a renunciar a la violencia, recuperar a los desplazados, reconocer y compensar a las víctimas y trabajar, gobernar, para todos, con un desarrollo incluyente, es una tarea más compleja, más difícil, pero mucho más satisfactoria.

Eso es lo que toca ahora, en esta nueva etapa de la historia de Colombia. Y hay que hacerlo con todos los poderes del Estado, con sus instituciones y con todos los ciudadanos que quieran la paz, la libertad y el bienestar de Colombia.

¡La paz es de los colombianos y para los colombianos! La paz es de todos y para todos! La paz que quiere toda América Latina. La paz que alegra al mundo, atenazado por guerras y conflictos en Oriente Medio, en Africa…..¡Por fin se acaba el conflicto más antiguo de América Latina!

Desde Belisario Betancur hasta Juan Manuel Santos, todos los presidentes, sin excepción , lo han intentado con determinación, con buena fe, interpretando el deseo de la inmensa mayoría de los colombianos. A todos hay que agradecer sus esfuerzos su contribución.

Ahora está en las manos de los protagonistas de verdad: ¡los ciudadanos de este gran país que es Colombia!

No hay, no puede haber, acuerdos “perfectos” porque no serían acuerdos. Los hay posibles e imposible. Y este es posible, el mejor de los posibles, aunque cada uno tenga derecho a pensar en lo hubiera hecho mejor.

Por eso, esta es la hora de la unidad por la paz, por el fin del horror. Para resarcir a las víctimas, a los desplazados para volver a convivir, para reconciliar a todos los hombres y mujeres de buena fe.

He sido testigo comprometido de todos los esfuerzos para acabar el conflicto, dispuesto siempre a servir, en lo que pudiera a los presidentes que me lo pidieron..Lo hice como presidente del Gobierno de España y como ciudadano, durante 35 años. Y, Ahora, llego a sentirme como un colombiano desde ese regalo de nacionalidad compartida del que disfruto.

He participado de las dudas y angustias de todo el proceso. He comprendido la desconfianza de tantos colombianos, tan grande como un deseo de paz.

Quiero agradecer a todos los presidentes de Colombia que me hayan tratado como amigo y me hayan permitido aportar un esfuerzo modesto por la paz. Pero, sobre todo, siento gratitud por los colombianos que me trataron siempre con cariño y respeto. Era lo mismo que sentía y siento por este pueblo magnífico y próximo.”

¡¡¡Felicidades Colombia!!!

Estoy plenamente convencido que mis coterráneos de Soacha estarán, como yo, plenamente convencidos de las manifestaciones expresadas por el Ex presidente más
Brillante de España y de su amor por nuestra tierra colombiana.

joseignaciogalarza@yahoo.es

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.