Los municipios que en el Páramo de Sumapaz se encuentran en consultas

Viernes 14 de julio de 2017




Dentro de los municipios que abarca el páramo se han realizado consultas populares o están en procesos.

Después de haber sido un escenario estratégico en el conflicto armado con las Farc, el Páramo de Sumapaz, el más grande del mundo, será blindado frente a nuevas amenazas contra el ambiente gracias a su delimitación que se dará este sábado, según manifestó el presidente Juan Manuel Santos.

De acuerdo con Parques Nacionales Naturales, el páramo tiene una extensión de 315.066 hectáreas y está ubicado en cinco municipios de Cundinamarca, seis de Meta, uno de Huila y en las localidades de Usme y Sumapaz de Bogotá.
De esos municipios, Pasca, Arbeláez y Cabrera en Cundinamarca, al igual que Guamal, El Castillo y Uribe en Meta, han realizado consultas populares contra el sector minero-energético o están en proceso.

En el caso de Pasca, la votación se llevará el próximo 6 de agosto (hidrocarburos); en Arbeláez ganó el no a la minería a gran escala y a actividades del sector de hidrocarburos; y en Cabrera, los habitantes votaron no a la realización de proyectos hidroeléctricos y del sector de hidrocarburos. Entre tanto, en Meta, en los tres municipios hay alertas de consultas contra la industria petrolera según la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP).

De acuerdo con Brigitte Baptiste, directora del Instituto Humboldt, no hay una relación explícita entre las consultas y la protección del páramo, puesto que al ser un parque nacional natural ahí nunca se puede hacer minería ni petróleo.

“En Sumapaz, las actividades mineras o petroleras no son importantes, pero hay que definir el límite exacto hasta el cual podrían acceder aspirantes a desarrollarlas. La delimitación es importante como en el resto del país para garantizar y orientar las inversiones públicas en la gestión del agua”, afirmó Baptiste.

Precisamente, para Néstor Franco, director de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), la delimitación permitirá saber cuál será el plan de manejo dentro de esos límites y cuáles son las actividades permitidas, prohibidas y condicionadas que se podrán hacer en el páramo.

“Buscamos que en el posconflicto no sea afectado por amenazas como la extensión irresponsable de la frontera agropecuaria; la ganadería extensiva; presión por turismo desordenado; exploración minera y de hidrocarburos, y la presión urbanística en la localidad de Usme y Sumapaz”, destacó.

Fuente: Larepublica.co

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.