Frente a las inconformidades que diariamente presentan los habitantes de Ciudad Verde, un grupo de ciudadanos se abanderó de la situación y comenzó a generar acciones sociales y jurídicas que dan voz a un amplio sector de la comunidad. Sin embargo, hay intereses para callar a estas personas y evitar que los problemas del macroproyecto se conozcan ante la opinión pública.


Aunque se habían venido presentando amenazas y roces entre algunos sectores de las diferentes constructoras y administraciones de los conjuntos de Ciudad Verde, luego de una reunión en donde se documentó la problemática y se manifestó fehacientemente la verdadera situación a la que se enfrentan los habitantes , las amenazas acrecentaron y las intimidaciones a los líderes del lugar se hicieron más evidentes.

“Después de la reunión en donde hablamos de las promesas incumplidas, empezaron a llamarme al teléfono fijo de mi apartamento, ese número casi nadie lo tiene, lo que significa que han estado investigándome bien. Saben también cosas personales, me han amenazado con mis niños pequeños y conocen en dónde trabaja mi hijo mayor. Hace un par de días pasé por un asadero a comer algo, un sujeto pasó y me dijo que disfrutara la última carne que me iba a comer, es decir que también me están siguiendo”, manifestó uno de los integrantes del grupo que lidera las denuncias de Ciudad Verde.

Por su parte, otra de las líderes decidió informar a través de las redes sociales, que también está siendo víctima de amenazas:

“Familiares, amigos y vecinos: como todos ustedes saben yo estoy trabajando por mi comunidad. Hay personas que no están de acuerdo con las cosas que estoy haciendo, lo único que he tratado de hacer es pelear por mis derechos, por mi apartamento y por los derechos de las personas de la tercera edad. Por estar luchando por estas cosas pongo en conocimiento de todos ustedes y de las autoridades, que hoy 25 de enero del 2014 recibí unas llamadas al celular y al fijo donde mi hija contesta y con nombres propios la amenazan, también a mis nietos y a mí, dicen que si sigo ‘jodiendo’ nos van a matar, que ya saben dónde estudian mis nietos y que conocen dónde vive mi hija. Cuelgan y a los 5 minutos vuelven y llaman, le dicen a mi hija que nos dan dos días para irnos de nuestros apartamentos. ¿Hasta dónde ha llegado el terrorismo hacia los líderes y a todo aquel que quiera trabajar por la comunidad?”

“Hace varios días el intendente del CAI de Ciudad Verde me dijo que sabía que yo tenía problemas, que me cuidara, lo curioso es que no habían iniciado las amenazas”, expresó otro de los líderes.

«A mí me han mandado pegar y a mi hija menor tambièn», manifestó otra de las lìderes, quien informó que ha recibido llamadas extrañas.

«Yo publicaba denuncias en las redes sociales, principalmente con el tema del microtráfico, que es una situación compleja en el sector y lo peor es que los jíbaros son habitantes de los diferentes conjuntos. Un día me asomé casualmente por la ventana de mi apartamento y estaban comercializando, me insultaron y fue un vecino de mi mismo edificio quien me increpó a callarme, así uno se hace mejor a un ladito», afirmó otro integrante de la comunidad.

Particularmente, uno de los líderes que más ha recibido este tipo de intimidaciones, realizó un juicioso proceso de documentación en donde puede sustentarle a cualquier ente que en la ciudadela no se ha contemplado un plan de emergencias para las 23.800 personas que en promedio viven en el sector, además descubrió que los terrenos en donde se construyó el complejo residencial pertenecían al padre de un alto funcionario del gobierno municipal, también encontró que en Ciudad Verde el uso de agua en bloque tenía un acuerdo especial, sin embargo en algunos de los últimos conjuntos que se entregaron no hay servicio de agua ni de gas.

Firmatón en pro del transporte, educación, seguridad y salud

La primera jornada de firmatón se realizó este domingo en cercanías del centro comercial de Ciudad Verde, el objetivo es recolectar la mayor cantidad de firmas para llevarlas ante los entes nacionales de control, ya que según los líderes, la administración municipal en todo este tiempo no ha presentado soluciones a la problemática.

Algo más de 1800 firmas se recogieron durante esta primera jornada, pero se pretende continuar recolectando en lugares estratégicos de alta concentración de personas.

Las firmas respaldan la preocupación de los residentes en cuatro temas concretos:

En primer lugar, la comunidad manifiesta álgidos problemas de transporte ya que los habitantes del lugar tienen que abordar hasta tres vehículos para poder llegar a sus trabajos, además los carros que llegan al sector son insuficientes, promoviendo así la presencia de vehículos piratas y constantes enfrentamientos entre estos y los taxistas que ofrecen servicio de manera colectiva.

Por otra parte, los habitantes del lugar han venido reclamando un servicio digno de educación para sus hijos, no todos están de acuerdo con la concertación realizada con la Secretaría de Educación del municipio, pues en primer lugar no creen que tengan listo el colegio dentro de cuatro meses; por otra parte el servicio educativo por horas hace que los estudiantes no alcancen a completar la jornada mínima escolar, ya que recibirían por semana únicamente 15 horas de clases.

En el tema de la seguridad, la comunidad ha evidenciado que se ha aumentado la presencia de microtráfico, robos y otros problemas que no pueden ser solucionados con los pocos policías que hay en el CAI del sector. De la misma manera, no se cuenta con hospital, ambulancias, ni centro de salud adecuado que esté dispuesto a atender las emergencias que se presenten en la ciudadela, algunas personas manifestaron que han tenido que trasladarse hasta Bogotá con sus pacientes enfermos o que en las emergencias no han tenido a dónde llevarlos rápidamente.

Cabe anotar que la policía y los vigilantes del Centro Comercial de Ciudad Verde acompañaron la firmatón con el fin de proteger a los líderes del lugar.