Un homenaje a la banda municipal

Sábado 7 de julio de 2018, por José Ignacio Galarza Mayorga




Como he manifestado en diferentes ocasiones, nuestro Municipio fue fiel exponente del criollismo lírico que se movía en el ambiente bohemio soachuno y que, a través de sus máximos exponentes se daba a conocer con acervo sonoro de la música criolla que insinuaba los versos de nuestros viejos poetas nacionales.

Nació, entonces, la idea de la creación de una banda de músicos, que alguien propuso en el Concejo, por allá en los años cuarenta, y que contó con el apoyo no solo de la entidad edilicia, sino también de la ciudadanía en general que impulsó esta gestión. Se compraron entonces los instrumentos y se dieron los primeros pasos, llamando a los jóvenes de la época que quisieran vincularse a ella y que contaran con especial disposición musical.

Se iniciaron las clases y creció el entusiasmo entre la muchachada que quería igualar a José Roberto Correa y Rubén Sánchez. Pero al poco tiempo, oh! sorpresa. Los instrumentos que se guardaban en sitio especial designado al efecto, por el Alcalde Octaviano Rodríguez, como por arte de magia, desaparecieron. Naturalmente, hasta aquí llegó la historia de nuestra primera banda de la que únicamente quedó el recuerdo del alcalde de tal época; recuerdo que se repite permanentemente entre los jugadores de parqués cuando los dados indicaban ocho puntos, automáticamente los participantes decían en voz alta: Octaviano Rodríguez, no sé si como recuerdo de la banda que tanta expectativa despertó, o como señalamiento del funcionario en cuyo mandato ocurrió tamaño “bandicidio”.

Pasaron los años y el 8 de junio de 1.991, el Concejo Municipal, mediante Acuerdo 12, creó la segunda banda de Soacha, que inició labores en enero del año siguiente con 25 jóvenes estudiantes, e hizo su debut el 1º der agosto de 1.992, en acto especial en el Club Deportivo Tequendama. Su director era empleado de la Alcaldía, y la banda fue adscrita a la Secretaría de Educación, Casa de la Cultura, e inicialmente contó con 47 músicos y 8 en formación, con promedio de 20 años, siendo la menor Andrea Gelves con 13 años y el mayor con 27: Manuel su hermano. Ella se desempeñaba en la percusión y él en la trompeta.

Ha sido considerada como la mejor de Cundinamarca y una de las mejores del país, en su categoría. El 1 de octubre del año 2.000 ocupó el primer puesto, en categoría especial, en el XXVI concurso de Bandas en Paipa. Pero también hay que señalar que los logros obtenidos fueron muchos, pues llegaron a 30 en la primera década y comienzos del año 2.000, y éxitos de 1.993 a octubre de 2.000, bajo la dirección del maestro Guillermo Escobedo: diplomado en dirección de bandas de la Universidad de Nariño y Monitor de dirección de Bandas de la Universidad de Nariño y Monitor del Programa Nacional de Bandas del Ministerio de Cultura y con estudios de dirección con los Maestros Eduardo Carrizosa Néstor Calderón, Germán Gutiérrez, Mitsua Nonami Geral Brown y Fernando León, entre otros.

De otra parte, logró orientar y consolidar la banda como una institución cultural de corte sinfónico con una firme estructura administrativa y una organizada escuela de formación musical para apoyar y resaltar los jóvenes talentos musicales del Municipio de Soacha.

No se podrán olvidar a quien, como el maestro Escobedo, ha servido a la juventud interesada por la música, y quien sigue al frente de tan noble actividad que representa un permanente ejemplo de profesionalidad y servicio a sus alumnos. Es esta una magnífica demostración de la capacidad y genio musical de nuestros coterráneos que se han decidido a la interpretación de la más bella manifestación cultural que demostrarán próximamente en la Feria española de Valencia y mostrarán también sus conocimientos que jamás se podrán cambiar por alguien incapaz de sentir las melodías creadas por las notas, pero tal vez capaz, si le dan la oportunidad, de vender los instrumentos que producen tales melodías , o entregarlos a sus compañeros “Bandoleros”.

Éxito, apreciados compañeros de mi lejana tierra, que harán de verdaderos embajadores de la cultura musical.

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.