Madre rectora sorprende a escritor soachuno

Un gesto de respaldo, identidad y apoyo a la historia y cultura del municipio fue el que recibió el escritor soachuno Raúl Castiblanco, quien de su propio pecunio mandó imprimir mil ejemplares del libro “Suacha una oda a mi pueblo”. La sorpresa estuvo a cargo de la madre Consuelo Arroyave Velásquez, rectora del Colmis.


Una-Oda-a-mi-pueblo-Soacha
Una-Oda-a-mi-pueblo-Soacha

Cuando Raúl Castiblanco pensó en escribir el libro, que contiene 23 capítulos y 172 páginas, lo hizo para revivir la historia de Soacha contada a partir de las diferentes anécdotas de lugares y personajes icónicos del municipio, desde la época del Tequendama hasta la actualidad, pero también con el objetivo de compartir esa historia con los habitantes del municipio, especialmente entre los jóvenes.

Sin embargo, cuando pensó que la obra literaria se podía convertir en material de consulta y trabajo en las aulas de clase, la Secretaría de Educación no lo respaldó y Raúl se quedó con los libros impresos. No obstante lo estaba esperando una puerta que se abriría y no propiamente en las instituciones educativas públicas.

Alguien le dijo a Raúl que fuera al Colegio Nuestra Señora de las Misericordias de la comuna tres para que hablara con la madre Consuelo Arroyave Velásquez, rectora de la institución. Desde ese momento las cosas cambiaron para el escritor soahuno.

“Después de escuchar la exposición del libro a los docentes, él me regaló un ejemplar y lo leí; inmediatamente le dije al profesor de Ciencias Sociales que había que adoptarlo para que fuera motivo de estudio en el área y así los estudiantes conocieran al pueblo, porque la historia del municipio se va perdiendo si no se recuerda”, dijo la madre Consuelo.

La religiosa destacó el contenido del libro y dijo que está escrito de una manera que atrapa al lector.

“Entonces la oda te va llevando y tú no quieres parar, quieres continuar a ver qué es lo que sigue y cómo sigue. Es una narrativa agradable y accesible aun para niños de segundo primaria donde se está implementando. El libro se pidió desde este grado y todavía no han terminado de hacer la compra de los textos porque primero estaban comprando los módulos de las áreas básicas, pero se ha querido hacer eso para que se enamoren de su pueblo, quieran su municipio, conozcan sus ancestros y sepan de dónde salimos, a dónde vamos y qué se ha perdido”.

Una-Oda-a-mi-pueblo-Soacha.1
Una-Oda-a-mi-pueblo-Soacha.1

El colegio apoyó al escritor con la compra de 320 libros que ahora son utilizados como material de trabajo dentro de la institución.

“Es una obra muy interesante, está escrito de forma poética sin caer en la fantasía. El objetivo principal del colegio ha sido utilizarlo como herramienta de trabajo, pero en nuestra casa lo hemos seguido leyendo; por la forma en que está escrito, te engancha a continuar”, añadió Brian Figueroa, del grado 10A.

“En los 8 capítulos nos enseña la historia del lugar donde vivimos para poder continuar con ella. Lo estoy leyendo desde el año pasado y lo más que me ha llamado la atención es la historia del ferrocarril, porque es algo muy grande e importante para nosotros”, dijo Gabriela Pongutá, estudiante del grado 7B.

“Vamos en el capítulo que describe las zonas turísticas como el Salto de Tequendama y cómo pasaban los días antes de que llegara tanta construcción. Una experiencia importante ha sido intercambiar los relatos de nuestros padres y cómo se han sentido identificados con el libro”, agregó Gracia Urueña del grado 10B.

Para Raúl Castiblanco, autor del libro, es satisfactorio saber que ha contribuido a recuperar la historia y a incentivar la lectura en los jóvenes.

“Muy feliz porque los chicos preguntan mucho sobre el libro y los diferentes lugares que describe, incluso me hablan de sitios que ya no están y que a través de la lectura ellos han aprendido a distinguir…

Además me siento con la bendición del altísimo, a través de la Madre Consuelo, porque me permitió llegar con esta obra a la institución, haciendo algo que en muchos colegios no hacen, pero que deberían seguir el ejemplo porque el sentido de pertenencia es el que genera desarrollo en los pueblos; sin este ingrediente ningún pueblo sale adelante y ninguna institución educativa puede sacar a través de su proceso pedagógico mejores estudiantes, porque un estudiante sin sentido de pertenencia es como un ave que no tiene nido”, aseguró.

Finalmente, Raúl logró contagiar no solo a la madre Consuelo y a los estudiantes, también a los docentes como César Andrés Rodríguez, quien considera que el libro ha servido para crear identidad en los estudiantes.

“Han conocido mucho sobre el origen del municipio, la Leyenda de Bochica y todo lo concerniente a los sitios turísticos, a las escuelas de deporte, en fin. Le ha encantado no solo a los estudiantes sino a los padres de familia, muchos preguntan si hay una segunda parte porque recordaron momentos de su infancia, cuando sus padres y abuelos aun vivían, y es que retomar la historia de Soacha es significativo, nos da sentido de pertenencia, nos apropiamos y cuidamos de ella”.

Una-Oda-a-mi-pueblo-Soacha.2
Una-Oda-a-mi-pueblo-Soacha.2
Sobre Periodismo Público 31426 Artículos
Noticias y actualidad de Soacha y Cundinamarca