¿Había oído hablar de los posibles monstruos que viven en las profundidades de la laguna de Tota, en Boyacá? ¿O que el nazismo influyó en el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán? ¿O de los objetos voladores no identificados que circundan nuestro espacio aéreo?


El antropólogo y periodista Esteban Cruz acaba de publicar el libro titulado ‘Expedientes X Colombia’, en el que recoge 12 casos de hechos paranormales, misteriosos y sobrenaturales que han ocurrido en nuestro país.

A diferencia de muchos otros que son considerados “leyendas urbanas”, el autor anota que estos casos se encuentran documentados en archivos de historiadores e, incluso, en los desclasificados por el gobierno y el ejército estadounidense.

“Son casos imposibles de creer, que bordean la realidad y que si uno analiza con detenimiento, hasta nos hacen pensar si existen planos diferentes en el espacio o, quizás, una vida después de la muerte, e incluso si hay vida más allá de las estrellas”, explica el investigador.

Durante tres años, este amante de los temas de misterio comenzó a indagar en archivos. Un día leyó una noticia en la que se anunciaba que el presidente Trump había desclasificado buena parte de los documentos del asesinado presidente John Fitzerald Kennedy.

Son casos imposibles de creer, que bordean la realidad y que si uno analiza con detenimiento, hasta nos hacen pensar si existen planos diferentes en el espacio.

“Había dos millones de documentos. Entonces ingresé a la base de datos de la CIA y se me ocurrió escribir la palabra Colombia, para mirar qué sucedía. Aparecieron, de manera sorprendente, casos sobre objetos voladores no identificados, sobre monstruos que están debajo de la laguna de Tota o, también, sobre crímenes sin resolver”, explica Cruz.

Cuando comenzó a investigarlos más a fondo, el autor llegó a la conclusión de que estaba frente a verdaderos “expedientes X” de nuestro país.

El monstruo de Tota
Durante la Colonia –dice Cruz–, cuando los españoles llegaron a la laguna de Tota, que es considerada una de las extensiones de agua dulce más importantes del país, asentaron algunas poblaciones alrededor.

Según cuentan los historiadores, una mujer, de nombre Andrea de Vargas, que caminaba por el borde del agua se quedó mirando de pronto una mancha negra que se movía en el interior de las aguas.

“Entonces vio que se fue acercando y algo ‘horrendo’ salió de las profundidades. Cuenta que era como una especie de serpiente que tenía una cabeza llena de cachos. Ella salió corriendo muy asustada y se lo contó a los frailes y cronistas, que lo registraron. Lo llamaban el ‘diablo-ballena’, el monstruo de la laguna de Tota”, dice Cruz.

Los nazis y Gaitán
Otro de los casos tiene origen en el 2002, cuando se desclasificó un archivo secreto de Scotland Yard, la agencia de investigación criminal de Inglaterra. Allí se encontraron revelaciones sorprendentes.

Cuando mataron a Gaitán en 1948, tres agentes ingleses visitaron el país y se entrevistaron con toda la familia de Roa Sierra (asesino del caudillo).

“Entre las curiosidades que se documentan allí figura que Roa Sierra trabajó en la embajada de Alemania, cuando ya estaba bajo el mando de Hitler. Era esa Alemania que ya luchaba por la raza aria superior. Roa Sierra tenía en su casa, según su hermano, una cantidad de libros y propaganda nazi que releía de manera obsesiva. El asesino también hacía rituales oscuros. Cuando lo cogen para lincharlo, alguien le preguntó: ‘¿Por qué lo hizo?’ Y él respondió: ‘Es algo poderoso que no puedo contar’. Llevaba en su mano un anillo con una calavera, idéntico al que usaban nazis de la SS”, acota el autor.

Desde muy joven, la mente inquieta de Cruz lo llevó husmear cuanta leyenda y mito conocía. “Creo que detrás de toda leyenda hay una realidad”, dice, haciendo alusión, también, al ‘Caso del baúl escarlata’, que está en el libro, la historia de aquella niña que apareció muerta en un baúl con una carta en sus manos.

Fuente: El tiempo