Fueron 29 procesos de extinción de dominio que realizó la Fiscalía General de la Nación en compañía de la Policía Metropolitana de Bogotá. Estos inmuebles pertenecían a 14 estructuras delictivas.

Los predios, avaluados en más de 7.500 millones de pesos, fueron afectados con medidas cautelares de suspensión del poder dispositivo, embargo y secuestro, en atención a que hay indicios de que habrían sido utilizados por redes dedicadas al homicidio, el acopio y distribución de estupefacientes, entre otras. En total operaban 14 estructuras delictivas en estos inmuebles.

Las propiedades estarían al servicio de grupos delincuenciales conocidos como: Los Paisanos, El Origen, Sabana Grande, Engativá Dos o La Saga, Capitalia, Los Chukis, Los Pitufos, Los Persas, Truquini, Los Sociales, Los del Canal, Venus, Persas Centro y Los Bam Bam.

Las diligencias de ocupación se cumplieron en una acción articulada de la Dirección Especializada de Extinción del Derecho de Dominio y la Policía Metropolitana de Bogotá en las localidades de Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Usme, Rafael Uribe, Tunjuelito, Santa Fe, Fontibón, Engativá, Teusaquillo, Bosa, Kennedy, Mártires y Suba.

En los procedimientos los investigadores se incautaron de 230 kilogramos de marihuana, cocaína, 13 armas de fuego, 242 cartuchos de diferentes calibres y proveedores.

Los bienes quedaron a disposición de la Sociedad de Activos Especiales (SAE) para su administración.