Así lo dio a conocer el Secretario de Movilidad de Cundinamarca Andrés Díaz, quien también habló del trabajo que realiza la Gobernación de Cundinamarca para mejorar la crisis vial que se vive en Soacha.


En primer lugar, el funcionario se refirió principalmente al desarrollo de las fases II y II de Transmilenio, en este punto aseguró que por parte de la Gobernación de Cundinamarca se han gestionado 3.300 millones de pesos de las regalías departamentales para adelantar los estudios y diseños con su respectiva interventoría, los cuales se implementarán en un plazo de siete meses y se realizarán hasta el sector conocido como El Vínculo, en los límites de Soacha con el vecino municipio de Sibaté.

“Después de esto se requiere un Conpes para definir la financiación del proyecto, siempre se ha manifestado la voluntad del gobierno nacional de aportar el 70%, el resto es el 20% que le corresponde al municipio y el 10% al departamento; luego se firmaría el convenio de financiación que signifique la ejecución de las obras. Nosotros esperamos que antes de finalizar el año ya tengamos los diseños en detalle para poder iniciar el proceso de contratación a comienzos del siguiente año; además son cerca de 3.5 kilómetros con un patio-taller-portal al final del sitio y esto ayudaría mucho en el tema de movilización de pasajeros por este sistema”, indicó Díaz.

En segunda instancia, el secretario habló del tema del tren ligero en el que dijo que se está evaluando la viabilidad de una propuesta APP (Alianza Público -Privada) para implementar esta alternativa de transporte en el municipio de Soacha. En ella las empresas ofertantes son Transmilenio en asociación con la Empresa Férrea regional de Cundinamarca, sumándole también un consorcio Colombo-español que debe presentar los diseños antes del mes de mayo. Estas empresas están a la espera de la determinación que tome la Gobernación de Cundinamarca para aprobar dicha propuesta. De ser así, los contratos deben ser adjudicados antes de finalizar el año.

“En caso de que esta iniciativa no pudiera llevarse a feliz término durante este año, también se tiene la alternativa de hacerlo a través de una licitación de obra pública, porque es un proyecto que el departamento considera interesante. Vale la pena recordar que cuando se hablaba anteriormente del tren de cercanías no se tenía vinculado al municipio de Soacha; el gobernador determinó que era muy importante que existiera un medio de transporte diferente a Transmilenio y también se planteó el tema del tren de acuerdo a la demanda actual de transporte que hay en Soacha, esperamos que si eso se da, el otro año se tendrían que estar iniciando las obras en este proyecto”, aseguró el Secretario de movilidad del departamento.

Como tercer punto, Díaz afirmó que se están realizando las gestiones con el Distrito Capital para adecuar la futura ALO (Avenida Longitudinal de Occidente). Por lo pronto, desde el 28 de febrero pasado se pusieron en funcionamiento los puentes vehiculares que están construidos en el canal Victoria sobre el Río Arcillas y el Río Bogotá, faltando apenas 800 metros de pavimentación en el tramo que limita con Bogotá; hay que decir que en la capital se están construyendo apenas 1.8 km de esta vía y en este momento, al igual que con el Tren ligero, hay una asociación público privada que está a la espera de la evaluación que se realice por parte del Distrito para ser contratada a finales de este año también.

“Sin embargo, le hemos pedido a la Secretaría distrital de Movilidad que evalúe alternativas y nos pueda poner en funcionamiento este corredor, así sea solamente para vehículos livianos. Estamos a la espera de poder tener una respuesta porque lo que corresponde al departamento de Cundinamarca ya está prácticamente listo. También estamos adelantando conversaciones con Bogotá para el tema de la prolongación de la Avenida Ciudad de Cali hasta el municipio de Soacha: el Distrito lo tiene en su cupo de endeudamiento y está el compromiso de los constructores privados de los grandes macroproyectos del municipio de poder hacer la inversión que le corresponde al municipio, por lo que vamos a generar los mecanismos para establecer unas mesas de trabajo que nos permita que este proyecto se pueda sacar lo más pronto posible”, puntualizó Díaz.

Tal como se plantean las cosas, estas son las tres obras más importantes que se promueven desde la Gobernación de Cundinamarca. Sin embargo, la complejidad de los proyectos, la afectación de servicios públicos y redes en algunos casos, sumado a la alta demanda de usuarios que a diario aumenta, hace que los diseños que se programan para entrega, caduquen a medida que transcurre el tiempo, siendo este uno de los mayores inconvenientes que se presentan para la ejecución de obras como las Fases II y III de Transmilenio, el Tren Ligero, y la terminación de la Avenida Ciudad de Cali y la ALO.