Pasteurizadoras insisten importar leche y no comprarla a campesinos colombianos

Sector lechero podría ir a paro

Sábado 28 de julio de 2018




La compañía Gloria Colombia S.A, dueña de las marcas Algarra, Lechesan y California, envío una carta a campesinos de Cundinamarca, Boyacá y algunos sectores de la costa en donde advierte que suspenderá rutas de recolección lechera o disminuirá el precio de compra del producto en $40 por litro.

Cientos de campesinos de las regiones mencionadas, que desde hace al menos dos años (quienes menos llevan vinculados comercialmente con la empresa) han estado vendiendo leche natural y de buena calidad a dichas pasteurizadoras. Justo a finales del mes de julio del presente año, los lecheros recibieron el comunicado donde la compañía Gloria Colombia S.A, les señaló que a partir del miércoles 1 de agosto, no les comprará más producto.

En una de las cartas enviada por parte de la empresa, se indica: “por razones de tipo logístico, la compañía tomo la decisión de centralizar la operación de proceso de lácteos en la planta de Cogua (Cundinamarca), lo cual nos imposibilita para realizar a partir de la fecha indicada, compras de leche en las zonas de San Alberto y la Costa Atlántica”.

De esta manera, la empresa sólo realizará la compra de leche a los campesinos hasta el día 31 de julio. Hay que anotar que la compañía hacía la recolección diaria de al menos 250.000 o 300.000 litros de leche en todo el país.

“Algarra es una empresa que quiere seguir creciendo en Colombia o por lo menos eso es lo que tienen proyectado, por eso nos preguntamos: si dejan de recolectar leche
¿de dónde van a reponer esa cantidad de materia prima para sus productos?”, sostuvo César Pachón, líder campesino y ahora Representante a la cámara por Boyacá.

Los líderes campesinos aseguran tener información de que la leche criolla podría estarse reemplazando por sueros o leche en polvo importada de países como Nueva Zelanda, conforme a los tratados de libre comercio, lo cual les reduciría ostensiblemente a los industriales los costos de la adquisición de la materia prima láctea.

“Comprarían la leche en polvo a $200, y al convertirla pues va a ser más atractivo el precio para los consumidores. Pero no sabemos de qué calidad y adicional a esto, no es justo con nuestros campesinos, no les avisaron ni siquiera con un tiempo decente la suspensión de la recolección, la compañía ni siquiera revisó su almanaque, les dijeron prácticamente: busquen a ver que van a hacer con su leche”, mencionó una campesina que tiene actividad comercial actualmente con la compañía.

“A los campesinos normalmente se les paga por cada litro de leche entre $800 y $900, disminuirnos en $40 la compra, es indecente”, expresó el ganadero de Chiquinquirá Jesús Morales.

Los productores lecheros aseguran que es una decisión que deja en una crítica situación a miles de campesinos que basan su sustento solamente en la venta de leche a esta industria.

“Tenemos miles de campesinos al borde del colapso, muchos de ellos han llorado contándonos que de lo único que viven es de la venta de la leche. Nuestros gananeros no pueden quedarse incluso sin vender la leche de la tarde, tendrán que ponerse a hacer quesos, pero no es un producto que sustente todo lo que necesitan nuestros campesinos que trabajan y viven de eso, están acabando con nuestra economía”, indicó Soraya Fuentes, campesina y agricultora de la Boyacá.

En medio del desepero, los campesinos aseguran que se trata de una real injusticia, y que no descartan volverse unir en una manifestación masiva en rechazo de este tipo de medidas.

Apoyo: Caracol Radio
Fotografía: Lavagamundos. com

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.