Las 27 horas de transmisión ininterrumpida de la Teletón «Creo en ti, creo en Colombia», logró reunir la millonaria cifra superior a la meta de 10.659’397.532 de pesos, que el proyecto de este año se había planteado. Sin embargo algunos representantes de la comunidad de personas en condición de discapacidad no ven con buenos ojos la actividad.


A las 10 de la noche del viernes 28 de febrero comenzó la Teletón 2014, que se culminó hasta la una de la madrugada del domingo, promocionándose como una jornada de solidaridad, amor y fe para conseguir recursos para apoyar la rehabilitación de 25.000 personas con discapacidad física y motora, y que viven en condiciones de vulnerabilidad en diferentes regiones del territorio nacional.

La Campaña identificada bajo el slogan «creo en ti Colombia» nace de un estudio que realiza la Fundación Teletón en 2013, donde se evidencia la polarización en la que se encuentra el país, la desconfianza en las instituciones y la incredulidad en el otro. “Teletón siempre ha sido una causa que ha unido a las familias colombianas en torno a los valores. Por esta razón decide asumir esta campaña que retoma el significado de Creer, de creer en sí mismos, de creer en el otro, de creer en la sociedad y de creer en el país”, explicó Emilia Ruiz, Presidente de la Fundación.

El evento fue seguido por millones de colombianos a través de los grandes canales de la televisión nacional y las redes sociales en donde se realizó un «Twittertón» y «Subastón», en donde a partir de 25 millones se ofertaban elementos como pertenencias de personajes famosos así como camisetas, balones y guayos autografiados por jugadores de la Selección Colombia y el Real Madrid.

Fueron muchas las historias que conmovieron a presentadores del evento y televidentes, entre ellas la de Mario, un minero que perdió su trabajo porque el acompañamiento a su hijo exigía muchos permisos, ahora él y su familia vivirán en Soacha.

De esta manera, fueron muchas las historias que hicieron que miles de donantes realizaran sus aportes de diferentes maneras, usando puntos baloto, utilizando servicio de mensajería celular, haciendo transacciones virtuales o utilizando los diferentes puntos del Banco de Bogotá que estuvieron abiertos, incluyendo la oficina ubicada en los estudios de RTI, lugar de la transmisión que estuvo abierta hasta finalizar el evento.

En qué se invertirán los recursos en 2014:

· Ampliar el número de atenciones a 25.000 usuarios. Esto corresponde a brindar más de 150.000 sesiones/terapias al año.
· Adquirir equipos de cómputo para la capacitación de los usuarios.
· Comprar tabletas para educación especial y terapia ocupacional.
· Crear un laboratorio de órtesis.
· Adquirir audiómetros.
· Dotar gimnasios infantiles en los centros de rehabilitación.
· Adquirir ayudas técnicas para los usuarios más vulnerables.
· Operar los cuatro centros y el punto de atención.
· Mantener la planta de profesionales de los centros.

Muchos de los colombianos y donantes ven con buenos ojos la obra, sin embargo Mónica Cortés, representante del Consejo Nacional de Discapacidad, directora ejecutiva de Asdown Colombia, coordinadora de la Red de Familias por el Cambio y representante en el país de Inclusión International afirmó:

«La visión sobre las personas con discapacidad ha ido evolucionando. El compromiso ahora es una lucha por lograr un reconocimiento como ciudadanos y personas valiosas para la sociedad, gente que no necesita mendigar para ocupar el lugar que se merece. Teletón va en contravía con la realidad, promoviendo en los colombianos la imagen de la mendicidad de las personas con discapacidad y presentándolas como un objeto de la caridad. Durante 27 horas, en los grandes canales de la televisión colombiana, esta gente protagoniza la limosna y la compasión. En vez de donar a una entidad cerrada, es importante que la ciudadanía contribuya a la creación de oportunidades de educación, trabajo e inclusión de las personas con discapacidad, que no los siga viendo como enfermos merecedores de limosna, que los trate como verdaderos ciudadanos».

Incluso, representantes de la comunidad han realizado un llamado para demandar a la Fundación por incumplimiento de la ley 1098 de 2006 artículo 20 numeral dos, en donde se prohíbe la utilización de menores con el fin de lucrarse.