17 municipios recibirán $650 millones para la siembra de 340 hectáreas de maíz, frijol y quinua, con semillas resistentes al cambio climático.


Con el fin de fomentar cultivos promisorios, ancestrales y andinos, la Gobernación de Cundinamarca suscribió un convenio de asociación con la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Leguminosas-Fenalce, que permitirá la siembra de 340 hectáreas en productos como maíz, frijol y quinua.

«Esperamos que este convenio, que cuenta con un aporte de $500 millones por parte de nuestra administración y $150 millones por parte de Fenalce, impacte de manera amplia y positiva a nuestros productores, entre ellos a nuestras mujeres rurales y a los grandes proyectos de emprendimiento que algunas de ellas adelantan con la quinua», expresó el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey Angel.

A través del convenio, gestado por las secretarías departamentales de Agricultura y Desarrollo Social, los municipios de Carmen de Carupa, Tenjo, Sibaté, Guasca, Manta, Tibirita, Gutiérrez, Gachalá, Gama, Nariño, Tocancipá, Lenguazaque, Beltrán, Agua de Dios, Simijaca, Susa y Ubaté, recibirán el soporte técnico necesario para garantizar procesos y productos de calidad.

Los productores recibirán asistencia técnica, jornadas de capacitación en socialización de proyectos, manejo integrado del cultivo y fertilización, además de muestras de suelo, suministro de fertilizante de acuerdo con el análisis de suelo y entrega de núcleos de apicultura, tecnologías que propiciarán la calidad de los productos a través de mejores semillas y mejores procesos que darán pie a cultivos resistentes al cambio climático.