Dos años después de que la Policía rescató a Libia Yuranis Rey, una mujer que abandonó su natal Soacha para irse bajo promesas a San Martín de la Loba (Bolívar), y luego de sufrir aberrantes agresiones, el Juzgado Único Especializado de Cartagena le dio una pena de 42 años y 6 meses de prisión a su ex compañero, Víctor Alfonso Sossa Rico.


Las promesas de una vida de ensueño que le ofreció Víctor para que ella lo dejara todo en Soacha y vivieran su historia de amor en el corregimiento de Pueblo Nuevo Cerro Julio, jurisdicción de San Martín de Loba (Bolívar), se convirtieron en una pesadilla, algo aterrador que la joven, de 28 años, quiere olvidar.

La tragedia para la mujer comenzó el día en que llegó a su nuevo ‘hogar’, que no era otra cosa que una vivienda de bahareque a medio construir, en condiciones precarias e infrahumanas, cuando le habían prometido una casa grande y con árboles frutales.

Pensado que quizás las cosas cambiarían, Libia Rey decidió aguantar para no abandonar a Víctor Sossa, pero un día, cansada de la situación, le dijo a su marido que quería regresar a Soacha. La respuesta de su marido fue encadenarla de pies y manos a la cama y nunca más la dejó salir.

Pero increíblemente eso no fue lo peor que tuvo que soportar. Su marido la quemaba con carbones encendidos, le hacía tatuajes con agujas calientes y la forzaba a comerse las heces fecales de él.

Cuando ella se negaba a cumplir con sus pretensiones, el individuo la golpeaba con objetos contundentes, la rociaba con gasolina y amenazaba con quemarla viva.

La rescataron

La pesadilla que vivía Libia Rey se acabó a finales de mayo de 2011 cuando una llamada de la comunidad alertó a la Policía sobre movimientos extraños y gritos de una mujer al interior de una vivienda. Uniformados del municipio de San Martín de Loba se dirigieron al lugar, y al tocar la puerta nadie abrió. Se asomaron por un hueco en una de las paredes de la casa y observaron a Libia Rey tendida en la cama. De inmediato ingresaron a la residencia, le quitaron las cadenas y la trasladaron al Hospital Local de San Martín de Loba.

Según el parte médico, la mujer se encontraba en delicado estado de salud y tuvo que permanecer hospitalizada para recuperarse.

El responsable fue capturado meses después y recluido en una cárcel de Boyacá.

Ayer, el Juzgado Único Especializado de Cartagena le dio una pena de 42 años y 6 meses de prisión a Víctor Alfonso Sossa Rico, al encontrarlo culpable de los delitos de secuestro agravado y tortura física. La decisión le fue notificada en la cárcel en la que se encuentra.

Fuente: eluniversal.com.co