Desde el pasado lunes los vecinos del sector La Isla de Compartir evidencian algunas situaciones sospechosas realizadas por personas que ocuparon un terreno contiguo al sector, ubicado entre los límites de este barrio con Casa Bonita y Villa Juliana.


capacitacion-comunal-soacha.jpg

Según los vecinos, los presuntos invasores están demarcando lotes y ya empezaron a abrir zanjas, como alistando el sitio para construir. Cada lote se está vendiendo por valores que oscilan entre los 5 y los 12 millones de pesos. No obstante, aunque estas personas han manifestado tener todo en orden para realizar los trabajos, la preocupación está en que ellos no han mostrado en ningún momento los documentos que certifiquen y soporten lo que afirman, dado que no se tiene evidencia de las licencias otorgadas para tales fines:

“Nosotros nos pusimos alerta porque había un señor que estaba abriendo una zanja en este sitio, nos fuimos con una vecina a averiguar y le preguntamos a esa persona qué estaba haciendo. Él nos respondió que estaba cavando porque su suegro había comprado el lote en 12 millones de pesos, y que lo habían contratado para empezar a construir. Posteriormente, por simple curiosidad, preguntamos a otras personas que estaban ahí qué precio tenían los lotes y nos dijeron que costaban aproximadamente 20 veinte millones de pesos, entregándonos un terreno de cuatro metros de frente por 10 de fondo…

…Luego de eso, fue otra persona a la que le dijeron que habían dos lotes del mismo tamaño, y que se los vendían a 5 millones de pesos cada uno. Les hemos solicitado a ellos que nos muestren las escrituras de ese lote, pero se negaron. Simplemente nos dijeron que nos iban a dar una promesa de compra – venta, porque con eso era suficiente. Lo raro es que no vemos ninguna licencia o aviso de la Curaduría, en donde se indique que existe permiso para lotear ese terreno como lo están haciendo”, explicó Ana Julia Ayala, habitante de La Isla.

Cabe mencionar que cerca del terreno en mención hay una casa que hace algunos años funcionaba como el apartamento modelo de un proyecto urbanístico que jamás se ejecutó debido a inconvenientes fiscales y jurídicos que impidieron la realización de este. Hoy esta construcción sirve como sitio de residencia de las personas que están realizando la invasión denunciada por la comunidad del sector La Isla de Compartir, por lo cual se intuye que entre lo que fue el antiguo proyecto de vivienda y la demarcación de los lotes, existe una estrecha relación que despierta una serie de dudas entre los vecinos:

“El terreno ya está todo loteado, pero lo que pasa es que allá no tienen servicios públicos, ni ninguna otra condición que pueda garantizar que eso es legal. Creemos que se trata de una invasión por la sencilla razón de que muy cerca hay una casa que antiguamente era el apartamento modelo de una urbanización que finalmente nunca se construyó, la edificación ha sido adecuada como el lugar de residencia de las personas que están demarcando este lote, que a su vez ofrecen promesas de compra – venta, sin importar que no tengan ninguna licencia para ello. Aun así están adecuando el terreno para luego realizar las construcciones”, expresó Nidia Méndez, vecina de La Isla.

Respecto a lo anterior, vale la pena recordar que en el momento en que se empezó a construir la urbanización, esta contaba con todos los documentos en regla y las licencias por parte de la Secretaría de Planeación y la Curaduría Urbana, sin embargo después de que se hizo la casa modelo y se empezaron a vender las viviendas, el proyecto se desintegró y no se continuó con la construcción de la obra.

“En la actualidad ese predio está invadido por unas personas que se tomaron la casa modelo, ellos están demandados porque no han querido desalojar, pero a pesar de eso no los han podido sacar. Es por esa razón que presumimos que ellos están loteando y vendiendo terrenos que no les pertenece. Hasta el momento desconocemos si se sabe algo de esto en la Secretaría de Planeación, pero la idea es que con la información que tenemos vamos a consultar a ver si existe alguna autorización para realizar estos procedimientos”, concluyó Mariluz Pérez, habitante de La Isla.

Es de precisar que las personas que están al frente de la demarcación de estos lotes, han tenido conflicto con la comunidad que se ha acercado a investigar sobre este proyecto, argumentando que ellos están invadiendo una propiedad privada, llegando incluso a amenazar con enviar a la Policía y tomar otras acciones en caso de que la comunidad siga ‘metiéndose’ en asuntos que no les pertenece.