Un callejón ubicado en el límite de las comunas uno y dos se ha convertido en el dolor de cabeza de las personas que residen en los sectores de Salitre y Bosques de Zapán, pues el sitio ha sido adecuado como el refugio de los delincuentes que hacen presencia en la zona, generando una delicada situación de riesgo para la comunidad.


Idaco-Cundinamarca

Idaco-Cundinamarca

La situación es tal que en el lugar no sólo se refugian los delincuentes, sino que además se aprovecha para vender estupefacientes, cometer hurtos, e incluso abusar sexualmente de las mujeres que corren con la mala suerte de estar cerca de allí en el momento en que los delincuentes están haciendo de las suyas.

“El problema se ve durante todo el día, uno no puede pasar por acá porque a cualquier momento encuentra a esas personas consumiendo vicio en el callejón. En lo que yo he podido ver, he contado más de 50 personas que llegan a reunirse a lo largo del día, teniendo en cuenta que además del consumo de drogas, se evidencian otros problemas como robos y demás actividades ilícitas que realizan ellos acá”, explicó una de las habitantes del barrio Salitre, a quien por razones de seguridad se le reserva su nombre.

“Se construyó un callejón entre unas viviendas del barrio Salitre y el sector de Bosques de Zapán, el espacio está ubicado en medio de las zonas verdes, y se ha prestado para que vándalos y personas de dudosa reputación se acerquen para consumir drogas y realizar hurtos y atracos. Estos delincuentes salen a refugiarse allí porque saben que es muy difícil que la fuerza pública los encuentre en ese sitio, dada la dificultad que existe para su acceso. Es una situación bastante delicada que se viene presentando desde que se abrieron al público las canchas de tenis del Complejo Deportivo Lagos de Malibú, las cuales hasta el momento han resultado ser completamente inoperantes. La comunidad se encuentra bastante preocupada porque en las horas de la noche se incrementan el número de bandidos que llegan allí a realizar todas estas acciones, incluso se han visto casos de muchachas jóvenes que han sido violadas allá, sin olvidar que el sitio también es usado para que los delincuentes tengan relaciones sexuales con sus parejas”, agregó otro de los vecinos afectados.

Aunque la Policía ha hecho algunas acciones para controlar esta situación, todo ha resultado insuficiente, debido a que sólo se realizan dos o tres patrullajes durante el día, teniendo en cuenta que la presencia de los mencionados individuos es permanente. Por otra parte, aunque muy cerca del lugar objeto de la denuncia quedará instalada una cámara de seguridad que se ubicará en la cancha de Ducales I sector, el alcance de más de 8 km que tendrá ésta, resulta insuficiente para llegar hasta el refugio de dichos sujetos, debido a que las casas que están frente al poste donde se va a instalar, obstaculizan la visión para hacer ese seguimiento:

“Creemos pertinente considerar la posibilidad de instalar otra cámara de seguridad en el callejón, así se puede tener vigilada esta zona. Se necesitan acciones reales y concretas que garanticen la presencia efectiva y permanente de los uniformados, a fin de controlar la situación en ese sitio, porque no entendemos cómo en medio de la construcción de estas viviendas, se dejó al descubierto un sitio tan peligroso. La comunidad intenta tomar medidas llamando al 123 o al número del cuadrante, en algunos casos se han llevado sujetos y han decomisado drogas, pero eso no ha significado nada, pues más se demora la Policía en irse que los individuos en regresar”, aseguró otro miembro de la comunidad.

venta-ambulante

venta-ambulante

“La Policía viene y hace controles, pero el problema es que su presencia es esporádica, y cuando vienen sólo hacen algunas requisas sin detener a nadie. Apenas se va la Policía, a los 8 o 10 minutos ellos regresan a hacer de las suyas. Es importante precisar que allá no sólo hay jóvenes, también mujeres, adultos, niños y toda clase de gente que se reúne a consumir vicio allí”, concluyó un residente del barrio Ducales I sector, cercano a la zona donde se genera la problemática.

La comunidad permanece a la expectativa de ver de qué manera se realizan acciones para mitigar el riesgo existente en la zona, a propósito de la inauguración dentro de pocas semanas de la nueva estación de Policía de Compartir, y el proceso de instalación de cámaras de seguridad para todo el municipio de Soacha, confiando que uno de estos elemento sea instalado en el lugar donde se refugian estos delincuentes.