Otra vez, los taxistas de Soacha vuelven a lidiar con la piedra en el zapato que han tenido desde hace mucho tiempo, pues a pesar de que aparentemente en febrero pasado se había establecido un acuerdo verbal para permitir el libre tránsito de estos vehículos hacia la capital, hoy nuevamente las autoridades capitalinas están realizando operativos para impedir que esto sea posible.


pp-82.jpgAunque al Documento que oficializa el Convenio Interadministrativo de Movilidad entre ambas ciudades aún le faltaba la firma del Ministro de Transporte Germán Cardona para que sea válido y se cumpla, en febrero se logró establecer un acuerdo entre las autoridades nacionales, departamentales y distritales para que se diera vía libre al desplazamiento de los taxis de Soacha a Bogotá y viceversa, mientras se cumplía con dicho requisito. Sin embargo desde el pasado jueves en la noche, la Policía de Tránsito del Distrito empezó de nuevo a realizar los operativos de control:

“El Mayor Fernando Alonso, Comandante Encargado de la Policía de Tránsito de Bogotá, comenzó de manera intempestiva a hacer operativos contra los carros de Soacha. Al consultar con el Coronel Fabio Castañeda, este nos manifestó que ni él, ni el General Rodolfo Palomino (Director de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional) han dado la orden para que el acuerdo verbal cambie. Alonso nos manifestó que está recibiendo una orden directa del General Francisco Patiño (Comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá) para que se hagan los operativos, sin embargo personal cercano a él nos informó que eso no es así y que simplemente se solicitó que se hicieran los mismos procedimientos, tanto para los carros de Soacha como para los de Bogotá, por lo cual no sabemos a quién creerle o quién está detrás de esto”, explicó Ernesto Muñoz, Representante de los taxistas de Soacha.

Muñoz señaló que en este momento, de los 312 taxis que tiene Soacha, tan sólo están ingresando a Bogotá cerca de 140, mientras que por el contrario, de Bogotá están entrando más de 3000 vehículos, por lo cual, según él, si se llega a exigir la planilla otra vez, estarán perjudicando al Transporte sin dar la solución al problema que existe actualmente.

“Queremos que nos expliquen las razones por las cuales se están haciendo estos operativos, porque se están contradiciendo entre las autoridades y nadie nos ha explicado por qué nos están obstaculizando de nuevo. El documento que oficializa el Convenio de Movilidad ya está listo, en la última reunión que tuvimos con la Secretaría de Movilidad de Bogotá, el Ministerio de Transporte, la Gobernación y la Alcaldía, se hizo el compromiso de sacar el tema adelante, pero la traba que hemos tenido se presenta en la Oficina Jurídica del Ministerio de Transporte, porque su Jefe Aida Luz Ospina, dice que a ella ‘no le parece que se deba firmar el convenio’ y por eso el Ministro no lo ha firmado”, agregó el Representante de los taxistas.

“No nos sirve de nada que nos den ‘contentillos’ y nos digan que estemos tranquilos, si después de eso nos van a volver a perjudicar. Yo vivo de lo que hago con mi Taxi y no me explico por qué si trabajamos en el Municipio no nos quieren colaborar. Tenemos un Convenio verbal y de nuevo nos están haciendo ‘conejo’”, expresó Armando Acosta, un taxista afectado.

“No debería haber diferencias entre las dos ciudades, el Transporte debe unificarse para que los transportadores de ambas ciudades puedan movilizarse libremente entre una y otra, pero lo que vemos es que nos tienen ‘fregados’ con tanta negligencia”, sostuvo Laureano Toro.

Aunque los taxistas estuvieron estacionados ayer durante toda la mañana en la Autopista Sur a la altura de Quintanares, pasado el Medio Día los conductores se desplazaron hasta Bogotá para asistir a una reunión en la que, de acuerdo a las versiones preliminares, estaría presente el General Palomino y el Secretario de Movilidad del Distrito Fernando Álvarez, donde se realizaría un diálogo de urgencia para solucionar el nuevo inconveniente que se ha presentado en este tortuoso y largo camino.

“La única persona que nos puede levantar los operativos es el general Rodolfo Palomino, pues de no ser así nos veremos en la obligación de bloquear la Autopista Sur, porque ya no nos queda otra alternativa, además los más perjudicados en este tema son los habitantes del Municipio, pues desde el momento en que toque llevarlos con planilla nuevamente, tendremos que cobrarles entre $40.000 y $45.000 por carrera”, concluyó Ernesto Muñoz.