Por lluvias en la parte alta del río Bogotá, podría presentarse una creciente súbita, razón por la cual se toman medidas de carácter preventivo y se activan los planes de contingencia correspondientes. La medida tiene como propósito convocar al Comité para la prevención y atención de desastres, ubicar los puntos críticos y definir los mecanismos de vigilancia en los municipios aledaños al río Bogotá.


Frente al leve represamiento en la vereda Santa Rosa del municipio de Suesca, originado por las fuertes precipitaciones de las últimas horas en la cuenca alta del río Bogotá, la Secretaría de Gobierno en coordinación con la Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo y con base en las alertas expedidas por el Ideam y de la Corporación Autónoma Regional, CAR, declararon la alerta amarilla en Cundinamarca.

Eyder Salvador Ruiz, director de la Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo, explicó que la emergencia ya está superada teniendo en cuenta que se adelantan labores conjuntas entre las autoridades de Suesca y organismos de socorro para recuperar la capacidad hidráulica de las aguas. “Un puente metálico obstruye levemente el paso de las aguas del río Bogotá, en el sector Santa Rosa de Suesca en donde las lluvias han arrastrado sedimentos y en este punto se está presentando un represamiento. Funcionarios de la alcaldía municipal, personal de bomberos y de la Defensa Civil adelantan las labores pertinentes”, afirmó.

Sin embargo, el Director de la Unidad agregó que en caso de continuar las lluvias en la parte alta del rio, podría presentarse una creciente súbita. Es de recordar que la alerta amarilla tiene como propósito convocar al Comité para la prevención y atención de desastres, ubicar los puntos críticos y definir los mecanismos de vigilancia en los municipios ribereños al río Bogotá, que incluye a Cajicá, Chía, Cota, Funza y Mosquera.