Los bajos niveles de los ríos y embalses de la cuenca alta y media del Río Bogotá, han llevado a que la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, realice un plan para proteger las aguas del río de captaciones ilegales y vertimientos.


Néstor Franco, Director General de la Car Cundinamarca, explica qué medidas se implementarán: “Llevaremos a cabo los operativos donde, al encontrarse usuarios captando ilegalmente y contaminando el agua, generando afectaciones ambientales y que disminuyen los niveles del afluente, tendrán que someterse a procesos sancionatorios y judiciales, pues ahora necesitamos mantener el río con buena capacidad de transporte de agua”

Para cumplir con este cometido, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) recibirá el apoyo del Ejército Nacional, la Policía Nacional, Cundinamarca, Ambiental y Carabineros, los cuales brindarán asistencia a la autoridad ambiental en la realización de operativos de seguimiento y control ambiental en los 52 puntos donde existen captaciones ilegales y vertimientos que pueden afectan el caudal y la calidad del agua del río.

Debido a que los túneles de Chingaza, los que transportan el agua desde la cuenca de la Orinoquía a la capital, se encuentran en mantenimiento, es necesario compensar los volúmenes de agua del Río Bogotá, a través de los sistemas de embalses del norte (Tominé, Sisga y Neusa) que son precisamente,

Los que hoy tienen muy bajos niveles.

Fuente: Caracol Radio