El comandante de  la Brigada No. 13 del Ejército Nacional, general Óscar Reinaldo Rey Linares, se comprometió a aumentar la presencia de uniformados y continuar con los controles rigurosos en las calles del municipio, de la mano de la Policía Nacional.

El anuncio lo hizo luego de un encuentro con el alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, quienes hablaron además de otras medidas en cuanto al acompañamiento, cuidado y control del orden público, y  garantizar la seguridad en el municipio.

El anuncio generó reacciones a favor y en contra, teniendo en cuenta que al comienzo de la contingencia se anunció la militarización del municipio.

“Sola bulla del alcalde porque en esta cuarentena no he visto ni un soldado en la calle. Por acá todos los días sale gente como si nada, los muchachos se la pasan en la cancha y las personas en la calle”, sostuvo Nicanor Valenzuela, residente de Compartir.

“Es bueno siempre y cuando sea cierto porque incluso en pleno toque de queda la gente ha salido  y no aparece un policía ni la gente del Ejército, ojalá esta vez sí”, añadió Luz Aleida González, residente de San Mateo.

Pero no a todos les gusta la presencia de los militares en las calles. Camilo Andrés Soto, estudiante de derecho  en la Universidad Católica y residente en Ciudad Verde, dijo que es contraproducente seguir pensando en militarizar las calles urbanas. “El gobierno debería preocuparse más por educar a la gente, darle oportunidades de trabajo y apoyo a los diferentes grupos sociales, en vez de creer que con la presencia de soldados se arregla todo”.

Pero independientemente del gusto de los ciudadanos, el general Rey se comprometió a aumentar la presencia de uniformados y continuar con los controles rigurosos de la mano de la Policía Nacional, para velar por el cumplimiento de los decretos y normas estipuladas por el Gobierno Nacional y Municipal, y así frenar la propagación del Covid-19.