Una encuesta realizada por el Centro de Estudio y Análisis en Seguridad y Convivencia -CEASC-, de la Secretaría Distrital de Gobierno, arrojó que el 59 por ciento de los encuestados considera que éste afecta positivamente la seguridad y la convivencia ciudadana.


La encuesta fue realizada a 219 funcionarios encargados de la aplicación del Decreto 013 en 19 localidades de Bogotá, quienes contestaron que tanto las riñas callejeras y las lesiones personales han disminuido en 42 y 43 por ciento, respectivamente.

La encuesta igualmente indagó sobre la medida relacionada con la restricción de circulación de menores de edad que se aplica en determinados horarios en las localidades de Usaquén, Fontibón, Engativá, Suba, Los Mártires, Antonio Nariño y Ciudad Bolívar y en Kennedy -a partir 15 de octubre-, a lo cual el 64 por ciento considera que esta medida es benéfica porque mejora la seguridad personal de los niños y adolescentes. Un 38 por ciento de los encuestados contestó que esta norma ayuda a los padres de familia a controlar a sus hijos.

Entre otros resultados que arroja la encuesta se destaca que el 81 por ciento considera necesario que esta normatividad continúe y que se sigan realizando operativos de manera constante en establecimientos comerciales para así seguir con esta política de mayor control a la rumba en Bogotá.

El sondeo abarca la aplicación del Decreto 013 desde su expedición el 13 de enero de 2009 hasta el 9 de octubre, entre funcionarios tales como alcaldes locales, comandantes de estación de policía, inspectores de policía, personal de las comisarías de familia, ICBF, personeros locales, Secretaría de Integración Social y coordinadores locales, entre otros.

Teniendo en cuenta, entre otros aspectos, los resultados de esta encuesta el Consejo Distrital de Seguridad determinó continuar con la aplicación del Decreto 013 tal como viene funcionado, y avaló la continuación de la autorregulación contemplada en el pacto que firmó Fenalco y sus afiliados, en el cual se comprometieron a garantizar buenas prácticas en materia de cumplimiento del expendio de licor a menores de edad y a promover medidas de consumo moderado.

“El Consejo Distrital de Seguridad determinó que el acuerdo distrital de autorregulación debe decretarse mediante pactos en cada zona de rumba, tomando como ejemplo los que ya se han establecido en la Zona Rosa, Galerías y Restrepo, para concretar compromisos específicos en materia de seguridad y convivencia”, afirmó la Secretaria Distrital de Gobierno, Clara López Obregón.

De igual forma el Decreto 013 y sus reformas serán complementados con la actualización de las multas del Código Nacional de Policía, que estipula entre otros aspectos, que quienes protagonicen riñas se les podrá multar con un valor entre 61.652 pesos y 616.529 pesos.

“En estos casos el Consejo Distrital de Seguridad ha recomendado a la policía llevar al contraventor directamente ante el Inspector para imponer la multa inmediatamente y así evitar que los mismos se sustraigan del pago”, explicó López Obregón.