“La pandemia fortaleció a los delincuentes y debilitó a las autoridades”, fue la frase que Milena lanzó luego de que el pasado martes atracaran el colectivo en el que se dirigía a Bogotá por la autopista Sur de Soacha.

Milena es una secretaria del sector salud que trabaja en Bogotá, pero vive en la comuna uno de Soacha, en el sector de Santa Ana. Ella dice que la pandemia ha dejado mucha gente sin empleo, empresas y negocios quebrados, incertidumbre en la gente, pero categóricamente asegura que fortaleció la delincuencia y debilitó a las autoridades.

“Lo que uno ve es que la Policía se dedicó  a perseguir a quienes violan el toque de queda y las demás medidas, pero descuidó por completo las calles y la seguridad urbana”, aseguró.

Y sus comentarios los lanzó por dos cosas: la primera, porque en su barrio los vecinos se la pasan comentando sobre la presencia de delincuentes en calles, parques, negocios y en el transporte público. Y la segunda, porque  el pasado martes y por culpa de los delincuentes, la volvieron a atracar porque el sábado había sido despojada de su celular.

“El sábado en la mañana tuve que salir  a donde una amiga como a seis cuadras de mi casa. Siempre me he ido caminando y nunca me había pasado nada. Eran como las 9:00 a.m., me desplazaba a pie como de costumbre, cuando de un lote aparecen dos tipos con cuchillos y me atracan, fue en cuestión de segundos que me robaron el celular. Salieron corriendo hacia la Autopista, pero como siempre, nadie aparece”, narró la víctima.

Sin embargo, nunca se imaginó que tres días más tarde sufriría otro susto por culpa de la delincuencia. Dice que sobre las 11:00 a.m. del martes salió de su casa  porque tenía que  ingresar  a trabajar a la 1:00 p.m.

“Yo cogí un celular más viejito que tenía guardado porque el nuevo me lo habían robado. Lo eché al bolso y salí hacía la Autopista, me subí en un colectivo Avenida 68 y por León XIII-Despensa dos tipos con acento venezolano se subieron y nos atracaron como a cinco personas. Yo estaba sentada en la parte delantera y lo que dijeron fue que los celulares; a mí se me vinieron muchas cosas porque unas horas atrás me habían robado el otro aparato”, narró.

Lo cierto es que Milena sufrió dos atracos en menos de tres días, aunque reconoce que lo importante es que no pasó del par de sustos.

Finalmente hizo un llamado a la Policía para que diseñe estrategias que conduzcan a disminuir la delincuencia en Soacha. “Es que no es posible    que los delincuentes anden con esa libertad haciendo daño, creo que es cuestión de tener más compromiso con la seguridad de las personas”, concluyó.

Por Ricardo G