La comunidad de León XIII se reunió con la interventoría para hacer una evaluación de las obras que ha venido realizando el Consorcio Ediviales con el fin de reemplazar el actual alcantarillado de aguas residuales. A pesar de ser un proceso lento y complejo, la evaluación resultó positiva.


Desde el año 2014 se está efectuando el cambio del alcantarillado de aguas pluviales y residuales en los barrios León XIII primero y segundo sector; las obras se están llevando a cabo entre la avenida Terreros y la diagonal 39. Sin embargo la comunidad expresó su inconformidad por algunos inconvenientes surgidos durante el proceso.

“El principal problema radica en el retraso de las obras desde el año pasado, cada nada surgen inconvenientes y en varias ocasiones han suspendido los trabajos. Hemos tenido que soportar a diario olores putrefactos las 24 horas por la apertura de las tuberías y las filtraciones de aguas residuales que estamos evidenciando, por eso se han presentado problemas con los comerciantes y muchos en la cuadra ya nos estamos enfermando, sobre todo los niños. La respuesta de los contratistas hasta el momento ha sido que carecen de presupuesto”, argumentó James Rubiano, residente en la transversal 39 de León XIII.

Durante el recorrido se evaluaron varios aspectos del trabajo realizado por el Consorcio Ediviales, la comunidad y los lideres manifestaron a la interventoría que la constante filtración de aguas residuales en las obras ha generado preocupación entre los residentes, sumado a ello criticaron en algunos aspectos el manejo que se está efectuando con los mismos, pues aseguran que es poco eficaz e influye en el atraso de las labores.

María Peyamé, residente del sector, manifestó su inconformidad por el rompimiento de antiguo alcantarillado y describió algunos de los problemas que surgieron para la comunidad:

“Desafortunadamente, a parte del terrible olor que tenemos que soportar las 24 horas, se disparó la proliferación de roedores porque tienen destapados los tubos que manejan las aguas pluviales y residuales, por ende de ahí sale cualquier cantidad de ratones; el atraso de las obras también está afectando de forma significativa la economía de muchos de nosotros, puesto que dependemos de nuestros negocios y nadie ha podido ejercer sus labores de forma eficaz porque no hay espacio, ni vía en donde hacerlo”, expresó la residente.

Tras la Inspección realizada por la interventoría se evaluaron sitios y aspectos críticos de las obras y posteriormente los ingenieros de la firma Ediviales se comprometieron en concentrar la mano de obra en aquellos lugares que parecen manifestar más atraso y puntos estratégicos para agilizar los trabajos en todo el sector, específicamente en la transversal 39, puesto que es el tramo que más conflicto ha generado.

José Libardo Rojas, veedor de la comuna tres y vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de León XIII primer sector, describió algunos de los compromisos pactados durante la inspección:

“Principalmente exigimos más seriedad por parte de la firma contratista y mayor control de la interventoría, ya que las obras se supone serían entregadas el 31 de mayo. Sin embargo no será posible debido al atraso, por lo tanto hasta el momento se pactó culminar los trabajos hasta mediados del mes de julio.

Realizamos algunos compromisos específicos en lugares que consideramos claves para el progreso de la obra, en la carrera 38B se estudió una falencia en un pozo de aguas residuales, posteriormente el Ingeniero a cargo se comprometió a terminar el trabajo sobre el pozo en un plazo de ocho días hábiles, ese entre otros compromisos ya están pactados y serán evaluados por la alcaldía al término del plazo estipulado”, puntualizó el líder.

Por otra parte, el interventor, Israel Villalobos, habló de la evaluación final del recorrido y aclaró a la comunidad el motivo del atraso en las obras y la complejidad del proyecto de saneamiento básico efectuado en León XIII.

“Finalmente el resultado de la inspección y el recorrido es positivo porque se logró pactar con los residentes y la firmas contratista un acuerdo para la agilizar las obras, sin embargo es necesario resaltar que este es un trabajo de saneamiento básico complejo, porque se está trabajando con un alcantarillado de más de cuarenta años, lógicamente va a generar problemas y atrasos. Los encargados manifiestan que han sido demasiados los inconvenientes encontrados que han retrasado las obras, pues dedican la mano de obra a solucionar problemas que surgen con las redes existentes de aguas residuales, generalmente los sistemas antiguos traen consigo una cantidad de conflictos que hay que solucionar, a pesar de ello se ha logrado cumplir con el objetivo y se han corregido bastantes errores que en un principio no estaban planificados.

Comprendemos que la comunidad se incomode por el tiempo que ha tenido que manejar el trabajo, sin embargo es necesario entender que todo es parte de un proceso, en este momento se está lidiando con filtraciones de la antigua red y una vez se solucione, empleando los compromisos aquí pactados, podremos agilizar las obras y concluir la nueva red de alcantarillado de León XIII”, concluyó el interventor.