A partir del primer semestre de 2010 la encuesta ‘Bogotá cómo vamos’, que mide la percepción ciudadana de la calidad de vida en la ciudad, incluirá un índice que combinará tanto los aspectos estadísticos como las metodologías de percepción que trabaja este programa de tiempo atrás.


Así se dio a conocer durante la presentación del libro “Urbanización para el desarrollo humano” de ONU – Hábitat, en el marco del conversatorio: “Miradas a la Calidad de Vida en Bogotá”, organizado por la coordinación del programa ‘Bogotá como vamos’.

La Secretaria de Gobierno, Clara López Obregón, quien intervino durante este evento, al ofrecer su apoyo para la inclusión de este nuevo indicador, manifestó que “desde esta doble óptica los resultados de este índice será como un termómetro de la garantía de los derechos, lo cual va a ser de una gran contribución en la generación de la política pública”.

La funcionaria dijo que si bien poner en práctica este nuevo indicador será una faena compleja, en el corto plazo será muy positivo porque constituye una herramienta útil para la ciudad, que a su vez requerirá de una evaluación crítica teniendo en cuenta que tanto el tema de las cifras como el de la percepción son dos aspectos complejos.

“Se le suele dar una gran prioridad y credibilidad a las estadísticas, pero hay que manejarlas con cuidado teniendo en cuenta que no tenemos la ciencia ni la capacidad para recogerlas bien, incluso las más sencillas, y reseño el tema del Censo, que disminuyó en 500.000 habitantes la población de Bogotá, con grandes implicaciones a todo nivel para la ciudad; y no menos delicado es el tema de la percepción, sobre todo teniendo en cuenta que un 90 por ciento de la gente recibe información de la ciudad por televisión, medio que según algunos estudios genera cierto miedo y en algunos casos es como si disparara señales de alerta y peligro. Tanto en Bogotá, como en América Latina y el mundo, es conocido que la percepción de inseguridad es el factor que más afecta la calidad de vida en absolutamente todas ciudades”, explicó la Secretaria Distrital de Gobierno.

Al referirse al tema de la ‘complejidad’, punto en el que se detuvo Fernando Patiño, coordinador de UN – Hábitat Colombia, en alusión a las miradas cualitativas y cuantitativas que se hacen del desarrollo de la ciudad, López Obregón destacó cómo a diferencia de los anteriores gobiernos de Bogotá que se han destacado con un sello específico: Peñalosa, con Transmilenio y el desarrollo urbanístico; Mockus, cultura ciudadana y Garzón, con la inversión social y el programa Bogotá Sin Hambre, el sello identificador del Alcalde Samuel Moreno Rojas es Bogotá como Ciudad de Derechos: “algunos dicen que eso qué es, qué como se come… pero lo que se nota con esas expresiones es que allí hay un problema de la compresión de lo que es la ciudad; pero no se puede hacer ciudad con un solo tema, ni el fuerte de esta Administración es el Metro, como lo han dicho algunos, lo que pretende este Gobierno es fijar una perspectiva de derechos como uno de los grandes aportes conceptuales al desarrollo de la ciudad, porque la complejidad de los derechos –los viejos y los nuevos- que están en juego en el entorno del espacio urbano, hace la esencia de la calidad de vida de la gente”, señaló la funcionaria.

Y para aterrizar sus palabras y darse a entender mejor con ejemplos, enumeró algunos derechos concebidos desde esta Administración, tales como la gratuidad en la educación, la vacunación a la población infantil y la EPS Distrital para garantizar su acceso a la población adulta, entre otros.

Sobre la intervención de López Obregón, Patiño concluyó que “fue muy pertinente, pues estamos hablando de un Índice que incluye una mezcla que debe ser cuidadosa, la de las estadísticas, las cuales se deben de poner con otros aspectos que son los anhelos y sensaciones, que abarca el tema de las percepciones, y un gobierno responsable debe tener en cuenta estas dos variables y no actuar de manera impulsiva frente a los vaivenes de la opinión sino que debe concebir una referencia para mejorar su quehacer institucional”.