La Fiscalía desarticuló una organización de estafadores que buscaba interesados en adquirir viviendas en Girardot, municipio de Cundinamarca. Las víctimas eran, en su mayoría, pensionados a quienes les pedían un porcentaje de las casas que supuestamente estaban en remate y luego se marchaban.


Así lo informó Carlos Silva, director de fiscalías de Cundinamarca y añadió que la banda de delincuentes logró reunir al menos de 1.300 millones de pesos.

De acuerdo con Silva, estas personas “ya fueron puestas a buen recaudo de las autoridades judiciales en donde se les formuló imputación por los delitos de concierto para delinquir y estafa agravada». A dos de ellos, se les acusó de cohecho y concusión, según indicó Silva ante una emisora nacional.

En total, fueron 6 capturados entre abogados, habitantes del municipio y una exsecretaria de un juzgado municipal.

La Fiscalía hizo un llamado a quienes han sido víctimas de esta modalidad de robo para que se comuniquen con la seccional de Cundinamarca y denuncien sus casos.