Según Nicolás García, gobernador del departamento, también se entregaron ventiladores, monitores e implementos de bioseguridad para el personal de salud. La idea es tener más recursos para enfrentar el segundo pico de la pandemia.

Se entregaron 30 camas hospitalarias, seis camas para Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), ventiladores, monitores e implementos de bioseguridad para el hospital del municipio de Cáqueza. Según el mandatario, el departamento se alista para enfrentar el segundo pico de contagios en la pandemia.

“Cundinamarca se prepara para un posible rebrote de COVID-19. Por eso estamos en el hospital de Cáqueza haciendo esta entrega y de todos los implementos de bioseguridad para el personal de salud, que no solo trabaja en este municipio, sino también en otras zonas del departamento”, dijo García.

El mandatario aseguró que la Gobernación seguirá adquiriendo más recursos para prepararse para la segunda ola de contagios. “Seguimos expandiendo la posibilidad en toda nuestra red. Tenemos 720 camas de UCI. Habíamos iniciado con 179. Las hemos multiplicado por cuatro”, dijo García.

Sin embargo, el mandatario recalcó que la ciudadanía debe mantener las medidas de autocuidado para evitar que este segundo pico sea más grave que el primero. “Insistimos: el cuidado está en cada uno, no podemos bajar la guardia”, concluyó el gobernador.

La semana pasada, García anunció que se habían invertido alrededor $5.000 millones para adquirir 543 camas eléctricas y 200 camillas de urgencias. Estos recursos se suman a los $160.000 millones que fueron aprobados por la Asamblea de Cundinamarca, para invertir en la infraestructura de la red hospitalaria del departamento.

Fuente: ElEspectador.com