Las protestas de los últimos días protagonizadas por carreteros que exigen un vehículo de motor para reemplazar la vieja carreta jalada por un caballo son motivadas y organizadas por personas que viven en barrios como El Amparo y Patio Bonito de Bogotá. Así lo aseguraron las autoridades locales luego de verificar el censo realizado y de revisar los compromisos adquiridos por la Administración Municipal.


Un reciente informe de la Secretaría de Planeación a través de la dirección de Gestión Bioambiental y con el apoyo de estudiantes de la Universidad Minuto de Dios de Soacha, indica que el programa de sustitución de vehículos de tracción animal en el municipio inició en el 2013, y que entre los meses de mayo y junio de este mismo año se hizo un censo que arrojó una población de 281 carreteros distribuidos así: 102 hacen parte de la comuna uno; 10 de la comuna dos; 75 de la comuna tres, 45 de la comuna cuatro, 4 de la comuna cinco, 34 de la comuna seis y 11 del corregimiento uno.

Desde el comienzo cuando se habló del proyecto Palomo los funcionarios de la administración municipal aclararon la diferencia con Bogotá, lo que indica que nunca se habló de involucrarlos en el programa de la capital donde están reemplazando la carreta y el caballo por un vehículo mecánico.

Para los carreteros del municipio es claro que la Alcaldía de Soacha habló desde el comienzo de gestionar recursos para tratar de reemplazar sus caballos y carretas por un vehículo. Sin embargo, en la última semana se presentaron protestas frente a la Alcaldía municipal protagonizadas por residentes de Bogotá que quieren desestabilizar el proceso local.

El lunes 2 de febrero, día de protestas en Soacha, uno de los carreteros manifestó:

“La alcaldía nos ha incumplido con los vehículos que nos prometió, supuestamente nos los entregaban en diciembre pasado pero ya estamos en febrero de 2015 y aun no nos soluciona nada. Los niños y los caballos están desnutridos porque no tenemos de dónde darles de comer, antes los alimentábamos con líchigo de la plaza de Abastos o con zanahoria que traíamos Sibaté, pero ahora no podemos ir a ninguna parte de esas, nos toca robar pasto de los potreros pero tenemos problemas porque nos mandan la policía o nos sacan a bala”.

Sin embargo, dos días después se realizó una reunión entre el Alcalde Juan Carlos Nemocón, funcionarios de la Dirección Bioambiental y representantes de los carreteros donde quedó claro que Soacha no tiene presupuesto para hacer lo mismo que hizo Bogotá, aunque se sostuvo la promesa inicial de gestionar recursos para sacar adelante el programa de sustitución.

Pero el problema es que muchos carreteros de Bogotá han llegado a Soacha y ahora vienen a exigir vehículos mecánicos y a alterar los acuerdos logrados con los ya censados.

“El censo fue claro y se realizó convocatoria comuna a comuna y por cada corregimiento, no se puede asumir responsabilidades sobre carreteros nuevos que están llegando porque incluso aumentaría el presupuesto asignado, además hay que aclarar que el hecho de que una persona se haya censado no quiere decir que vaya a ser beneficiario, todo obedece a la validación de la información”, agregó la Directora de Gestión Bioambiental de Soacha, Esperanza Montoya.

Hay que recordar que el proyecto tiene un valor cercano a los 4000 millones de pesos y busca sustituir los vehículos de tracción animal y realizar un trabajo de sensibilización con la comunidad para que no usen especies equinas en su labor.