Inmediatamente llegamos a nuestra casa, después de las obligadas vacaciones de fin de año, nos enteramos que en el XVIII Festival del Sol y de la Luna que tradicionalmente se viene celebrando en Soacha se gastaron por ente organizador 358 millones de pesos que fueron destinados para tales, tradicionales, festejos que de populares sólo tuvieron el pomposo nombre.


Luego de haber leído el artículo publicado por este medio, el día 26 de diciembre (http://periodismopublico.com/Fracaso-del-Festival-del-Sol-y-de) , estoy de acuerdo en que naturalmente todos estos hechos, significaron la renuncia del Director de Cultura, Ricardo Clavijo quien tuvo a cargo tal festival, y la aceptación inmediata de ella por parte del Alcalde, quien manifestó que «oficializaré a las entidades de control del Estado, para que investiguen los posibles direccionamientos que desde esta Dirección se pudieron dar a los artistas de Soacha y, foráneos en general a los que quisieron opacar y manosear estas ferias y fiestas, por eso cuando hable de medidas tengo que afrontarlo y estoy seguro que esto va originar rápidamente sus resultados.»

Bien estuvo, en esta oportunidad el Alcalde pues, seguramente, recordó lo prometido el día de su posesión, cuando señaló que «Los recursos serán administrados con transparencia, responsabilidad y rendición de cuentas permanentes haciendo del proceso de contratación una herramienta pública participativa para que todos sean garantes de las convocatorias, audiencias y licitaciones, permitiendo que la adjudicación de contratos sea con amplia participación ciudadana.»

¿Y el Secretario de Educación se piensa ir de rositas?¿Acaso él no, es el superior inmediato del dimitente Director de Cultura y responsable del fracaso absoluto del Festival del Sol y de la Luna? ¿No afirma, en la carta enviada a la Dirección de este periódico que le dio al dimitente «el apoyo jurídico y administrativo que requería»? ¿Es que acaso el fracaso del Festival no lo cobija? ¿Es que para el fracaso deslinda al Secretario de Educación del «apoyo» que le dispensó a su subalterno? ¿Y si hubiese tenido éxito el tal festival sacaría pecho por tal «apoyo» y por el éxito del mismo?¿No se cree, también responsable, pese a su apoyo al Licenciado Ricardo Clavijo?

¿Se olvidó, señor Méndez Molano de lo que señaló en la carta enviada a este periódico, a raíz del escándalo del Festival del Sol y de la Luna, y de los gastos que no tienen sentido? Para que lo recuerde, le transcribo a continuación la parte pertinente de tal comunicación donde pretende dejar a un lado su vinculación inevitable en este caso de derroche de dineros públicos. Dice usted así:

«Sobre el Festival les aclaro que contrario a lo que afirmaron, éste fue planeado con suficiente anticipación por la Dirección de Cultura que presidia el Licenciado Ricardo Clavijo y por ser una dependencia de esta Secretaría, le prestamos el apoyo jurídico y administrativo que requería. En este aspecto exigí que dicho proceso se celebrara por primera vez en la historia de este certamen por Licitación Pública y seleccionando un solo operador que reuniera ante todo los requisitos técnicos que garantizara transparencia y coordinación absoluta de la actividad».

Está claro que con este caso de derroche de dineros públicos llevamos ya dos, que son una clara muestra de la forma como algunos funcionarios municipales manejan los dineros de los impuestos que recauda Soacha para sus necesidades apremiantes, y que la Contraloría que ha dado ejemplo de su seriedad en la vigilancia de los mismos, nos indicará si ha existido mala fe en el manejo de los mismos o irresponsabilidad en sus empleados.

JOSE IGNACIO GALARZA M.

[email protected]