Igualar o superar el número de clasificados para las justas de 2021 a comparación de lo ocurrido en Río 2016 será complicado. Sin embargo, las delegaciones nacionales no pierden la esperanza.

Con el vuelo de los deportistas del pasado domingo a Europa se pudo mejorar las condiciones de preparación de varios atletas para los clasificatorios que hacen falta para los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. A un año de la realización de la cita más importante del deporte mundial, el panorama para Colombia es incierto, pues, en principio, parece que nuestra delegación no alcanzará el mismo número de participantes que logró en Río 2016.

En los Juegos Olímpicos de Río 2016 Colombia llevó 147 atletas. Hasta el momento, para Tokio van 29 clasificados. La eliminación de deportes colectivos como voleibol o fútbol disminuyó considerablemente el número de participantes para la delegación nacional en la cita que, en principio, empezaría el 23 de julio de 2021.

“Hemos trabajado con la comisión médica y la técnica para sortear la adversidad por el COVID-19, también con la dirección deportiva del Cómite Olímpico Colombiano (COC) y las federaciones deportivas. Han cambiado los calendarios y hay que estar en permanente contacto con todos para cumplir con fechas. La preparación ha avanzado, aunque hemos tenido bastantes dificultades porque los escenarios no están a disposición acá. Afortunadamente los que están en Europa si están entrenando. Mauricio Ortega hizo ayer la mejor marca del año en lanzamiento. Estamos tratando de llevar el mayor número de atletas, no hay deportes de conjunto, así que serán menos que en Rio 2016, pero les vamos a dar a todos la mejor preparación y todas las condiciones para una buena participación”, afirmó Ciro Solano, jefe de misión de Colombia.

El último colombiano en registrarse como clasificado para los Olímpicos fue Óscar Trigueros, luchador de la división de 57 kg., que venció al venezolano Pedro Mejías en la modalidad de lucha libre masculina el pasado 15 de marzo.

“Algunos atletas están en óptimas condiciones, pero había otros que tenían dificultades por lesiones como Mariana Pajón o Caterine Ibarguen. A algunos los afectó o los benefició. Eso es relativo. Las circunstancias son las mismas para todos. El aplazamiento fue oportuno ante el avance de la pandemia. Los perjuicios, insisto, son relativos. Lo importante es recomponer toda la delegación y vamos por buen camino. Aún hay posibilidades de clasificar en varias disciplinas. La idea es llegar a los 95 o 100 atletas”, señaló Solano.

En cuanto a los deportes en conjunto, Colombia aún tiene pendiente la disputa por un cupo en béisbol y rugby femenino.

“Tanto el comité olímpico como los atletas seguimos unidos. Sabemos que las adversidades que hemos tenido que afrontar en los últimos tiempos por la pandemia del COVID-19 han sido muchas, que los tropiezos  que hemos tenido en la preparación de nuestros atletas no las hemos podido superar, pero esperamos hacerlo pronto para que no solamente ellos sino quienes ya lograron su clasificación puedan iniciar su proceso de preparación para llegar a la máxima cita del deporte mundial con las posibilidades de seguirle demostrando al mundo los avances que ha tenido Colombia en los últimos años y seguirle dando alegrías a nuestra nación con los resultados de nuestros deportistas. A todos los atletas colombianos los invito a que sigamos en ese aliento de cumplir en nuestra cita, mencionó Baltazar Medina, presidente de COC, por medio de un vídeo en YouTube.

En Río 2016, Colombia logró ocho preseas (tres oros, dos platas y tres bronces), las mismas que en Londres 2012 (un oro, tres platas y cuatro bronces). Y a pesar de las dificultades de los últimos meses, la meta sigue siendo mejorar ese número para el próximo año.

Fuente: ElEspectador.com