En el papel quedó el Decreto 408 de 2011 que reglamenta el comparendo ambiental en el municipio de Soacha. Ni la Policía, ni la empresa de aseo ni mucho menos las Inspecciones han tomado con seriedad la medida y su inoperancia patrocina el mal comportamiento de los ciudadanos en el manejo de escombros y basuras.


En todos los barrios de la ciudad se infringe la norma y ninguna de las autoridades es capaz de controlar a los maleducados ciudadanos que diariamente contaminan de alguna manera, incluso en varias zonas de la ciudad son los mismos estudiantes de los colegios los que arrojan basuras a las zonas verdes.

Desde hace varios meses el Bosque de San Mateo se ha convertido en uno de los puntos preferidos para arrojar escombros. La soledad de algunos puntos, sumada a la nula cultura ciudadana existente hacia el cuidado ambiental y la convivencia entre vecinos, hacen que este barrio se haya convertido en uno de los predilectos de los carreteros para arrojar cuanto material inservible obtienen.

“Aquí vienen los señores conductores de vehículos de tracción animal, la gente les paga de 10 o 20 mil pesos para que vengan y boten los escombros en el barrio, eso no está bien hecho y nosotros sí tenemos que llamar a la empresa de Aseo Internacional para que vengan y recojan los desechos, pero también a la policía para que vigile porque de nada vale llamar y llamar si no hay quien esté pendiente, es decir, unirnos para que no nos cojan el barrio de escombrera”, señaló José Rivas, tesorero de la JAC de El Bosque.

Por otro lado, la Institución Educativa el Bosque también ha sido escogida como uno de los puntos donde la contaminación toma fuerza por cuenta de algunos alumnos que faltos de civismo e identidad por el colegio, dejan sus desperdicios en lugares donde confluyen más niños y personas que residen alrededor. Además algunos residentes dejan sus residuos en horarios diferentes al estipulado por la empresa de aseo.

“Vivo al lado de la Institución Educativa El Bosque y para mí el referente que tengo acerca de la basura y el desorden es pésimo porque los alumnos del colegio salen y dejan demasiada basura, hacen mucho reguero y tampoco hay colaboración del plantel educativo respecto al cuidado que deben tener y a la educación que hay que impartirle a los estudiantes. La educación empieza en la casa, pero en el colegio también se debe apoyar a los estudiantes para que sean mejores personas”, dijo Milena Hernández, residente de El Bosque.

“Nosotros con las mascotas tenemos una problemática muy grave porque no sacamos la palita y la bolsa para recoger, lo que pasa es que como dueños y tenedores de estos animales somos irresponsables, soltamos el perro y él se va a hacer sus necesidades, eso no debe ser así, hay que incentivar la educación también en los animales para que no se acostumbren a mal”, indicó Jaime Franco, habitante de la zona.

Precisamente para motivar a la comunidad a que se apropie de la situación y contribuya a mejorar la convivencia ciudadana, la JAC de El Bosque ha dispuesto de una jornada de aseo que permitirá además de limpiar el barrio de escombros y basuras, integrar a los vecinos para que entre todos se logre mejorar las condiciones ambientales del sector.

“El próximo sábado 7 de junio estamos invitando a la comunidad para que desde las 7 y 30 de la mañana hagamos una brigada de aseo a la carrera 21 este entre calles 32, 33 y parte de la calle 34 hacia la carrera 14 este. Aseo Internacional nos colaborará con esta brigada por lo que es importante que los vecinos acudan y se motiven. También estamos trabajando de la mano con la Secretaría de salud para hacer una fumigación porque también hay proliferación de ratones gracias a que no somos educados y sacamos la basura con residuos de comida”, concluyó el señor José Rivas.