El 8 de abril de 1978 se inició la toma de la zona que comprendía el terreno Porvenir, por parte de dos grupos de personas que durante años se encargaron de construir el que en 2011 se legalizó como el barrio Porvenir, ubicado en la Comuna seis de Soacha.


Dentro de los planes de ordenamiento planteados por aquellos primeros individuos que habitaron el terreno se destinaron varias zonas para ser usadas como bienes de utilidad pública, entre ellos varios parques, un colegio y un centro asistencial. Sin embargo años después del establecimiento del barrio, empezaron los inconvenientes con personas ajenas al contexto en el que se encontraban ubicados.

Cesarfina García, presidenta de la Junta de Acción Comunal de El Porvenir, explicó la clase de conflictos e inconvenientes que empezaron a rodear aquellos espacios destinados para el bien de la comunidad.

“En el año 1989 llegó un hombre, aun no se sabe de dónde, imponiéndose sobre la comunidad y formó una “Junta Cívica” que a pesar de su nombre ha hecho mucho daño a toda la comunidad del barrio el Porvenir, pues bajo esa persona jurídica se han encargado de monopolizar todos aquellos espacios públicos que en algún momento destinamos para el bien de todos”, explicó la presidenta.

Durante años, los habitantes han presenciado indignados los abusos ejercidos sobre estos terrenos, pues argumentan que desde que se realizó la creación de la Junta Cívica se han administrado de forma errada y desconsiderada, provocando fuertes disputas entre los habitantes y quienes dicen ser los dueños y administradores de los terrenos.

Miembros de la comunidad que se han mantenido en el sector desde que se empezó a construir coinciden al describir muchos de los problemas que han enfrentado debido al fraudulento manejo de los que serían espacios para la comunidad. Aseguran que quienes dirigen la Junta Cívica han vendido los terrenos por lotes desde hace años y consecuencia de eso, han ido varias personas a reclamar propiedades en los sitios destinados para el bien común.

“Hace algunos años llegó un señor con materiales de construcción y volquetas asegurando que el parque que se ubica al lado de la calle 24 D le pertenecía, argumentaba que el presidente de la Junta Cívica le había vendido el lote y que el procedería a apropiarse del terreno, fue cuestión de minutos para que toda la comunidad estuviera reunida y logramos que se fuera”, contó un vecino cercano al parque de la 24 D.

Precisamente, la cantidad de problemas provocados por la cuestionable gestión realizada sobre los terrenos ha impedido que la comunidad y la administración municipal realicen proyectos como parques para el beneficio de la comunidad.

“El actual alcalde municipal, Juan Carlos Nemocon, acordó mejorar el suelo de unas canchas de microfútbol que hicimos hace muchos años sobre el terreno, sin embargo lo impidieron porque hay muchas personas que dicen se propietarios de pedazos del lote y aseguran que les fue vendido por el representante de la junta; de hecho en más de una ocasión se acercaron a mí exigiéndome la entrega de los lotes, entonces les expliqué que esos son espacios públicos y que han sido vendidos sin el consentimiento de la comunidad”, explicó la presidenta de Junta de Acción Comunal del barrio.

La expectativa que ahora motiva a los habitantes del Porvenir es la construcción de un parque para niños y uno biosaludable dirigido a los adultos mayores, aseguran que seguirán unidos como comunidad y usarán todas las herramientas jurídicas que estén a su disposición para conservar todos los terrenos destinados a la construcción de bienes para la comunidad en general y que no permitirán que personas ajenas al barrio abusen de lo que desde un comienzo fue pensado como un proyecto para todos los residentes.