El departamento se prepara para la temporada seca y la ocurrencia de heladas.


Las autoridades ambientales están haciendo un llamado a ahorrar agua, aunque el más reciente informe de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca revela que los embalses del departamento se encuentran en un 70% de su capacidad de almacenamiento no se debe bajar la guardia.

Esto ante la temporada seca y la posibilidad de las heladas que se avecina especialmente en Boyacá y Cundinamarca, por lo que se trabaja en prevenir que sus efectos sean menos devastadores.

Por esta razón se espera para los municipios de la Sabana Centro y Occidente de Bogotá, los valores más críticos se presenten durante la primera y última semana de enero de 2017, con temperaturas cercanas a los 2 grados centígrados.

Fuente: Caracol.com.co