Una llamativa y bonita celebración fue la que realizó en la tarde de ayer el médico Oswaldo Córdoba a las madres del suroriente del municipio. La fiesta comenzó con una eucaristía para fortalecer la parte espiritual, prosiguió con un asado amenizado con artistas locales y concluyó con la rifa de regalos y sorpresas.


Los mismos habitantes aseguran que el Dr. Oswaldo Córdoba nunca ha sido ajeno a celebraciones especiales. “Como siempre él pensando en la comunidad y en especial en nosotras las mujeres, no solo tiene en cuenta el día de la madre, también el día de la mujer y otras fechas especiales, tiene presente cuando la mujer está enferma y nos atiende como lo que somos, unas mujeres valiosas que siempre estamos dándole amor a la comunidad, a nuestra familia y a nuestros hijos”, manifestó Esperanza Triana, residente en el barrio Juan Pablo II segundo sector.

El mismo médico reconoce que como integrante de una comunidad es necesario compenetrarse e integrarse a ella. “Hoy pudimos invitarlas y afortunadamente asistió un buen número para ofrecerles un momento de esparcimiento. Ellas tienen una gran labor por este municipio, criar a sus hijos, sacarlos adelante y ser un pilar importante para el desarrollo de la familia y de la ciudad; hoy queríamos estar con ellas, lo hicimos y obviamente vamos a seguir acompañando las celebraciones. Por ejemplo, desde ya los estoy invitando a celebrar el día del padre”, expresó el Dr. Córdoba.

Para el médico es importante los encuentros con todos los sectores de la comunidad municipal, por eso recuerda que se han realizado reuniones con niños, jóvenes, deportistas y mujeres, entre otros, con el fin de impulsar la unión entre los habitantes de la ciudad, al igual que destacó el trabajo conjunto con la Junta de Acción Comunal del barrio El Triunfo:

“Hoy en día hay una Junta de Acción Comunal que quiere colaborar, quiere hacer algo por la gente y si me necesitan ahí estoy con ellos, por eso participo en lo que les pueda colaborar, por eso hemos venido haciendo en la comuna jornadas de vacunación, deportes, aseo, vamos a seguir colaborando con la comunidad y a seguirnos integrando con todos aquellos que quieran hacer algo por el municipio”, agregó.

Hablan las madres

Esperanza Triana , habitante de Juan Pablo II segundo sector: “Primero fue una eucaristía para destacar la presencia de Dios, luego un buen agasajo, un almuerzo muy agradable amenizado con música y al final nos dio algunos obsequios. Me gustó la sencillez y el afecto con que él trata a la gente, las cosas materiales se alcanzan pero el verdadero ser humano es difícil de conseguir y el Dr. Oswaldo es un buen ser humano.

Cuando llegamos con un dolor en el alma o en el cuerpo él siempre tiene una medicina: una sonrisa cuando nos duele el alma y una gran medicina cuando nos duele el cuerpo”.

Martha Peña : Estuvimos muy bien atendidas, fue un detalle especial para nosotras aquí en el barrio, muy contentas por esta reunión tan bonita. Me gustó en especial la atención de él”.

Araminta Plazas , habitante de El Triunfo: Una reunión muy bonita, le damos gracias al Dr. Córdoba y a todos los que ayudaron a hacer este agasajo tan rico, todo estuvo muy precioso, especialmente la Santa Misa, claro que también me gustaron las canciones, la comida, todo me agradó”.

Ana Garzón : Me gustó mucho la integración con las madres, la Santa Misa, pasamos un momento muy agradable de esparcimiento, ojalá se repita este tipo de actividades. Y aprovecho para saludar a todas las mamás del barrio El Triunfo y de Soacha en general, que la pasen muy bien, no solo en el mes de mayo sino en el resto del año, con su familia y sus hijos”.

Pero el reconocimiento también se extendió desde la Junta de Acción Comunal. José Gustavo Buitrago Bolaños, presidente de la JAC del barrio El Triunfo, así lo aseguró: “Estamos trabajando mancomunadamente con el Dr. Córdoba, siempre nos ha ayudado, es una persona muy colaboradora, un gran profesional, pero ante todo un gran amigo”.

Y es que realmente todas las mamás asistieron más por el afecto hacia el médico que por la celebración en sí. Ninguna sabía del almuerzo ni de los regalos, porque el Dr. Oswaldo sólo las invitó a la eucaristía.

“Hay un afecto grande de la comunidad por Oswaldo Córdoba y por su puesto de Oswaldo Córdoba por la comunidad, es un gran afecto que nos une porque hay entendimiento y comprensión; la gente siempre ha asistido, a veces incluso nos toca limitarnos porque no podemos atender tanta comunidad como uno quisiera, pero es real, la gente siempre ha estado asistiendo a las convocatorias que le hacemos. Pienso que es por ese afecto desinteresado que tenemos por ellos”, puntualizó el médico.

Y concluyó extendiendo un saludo a todas las madres del municipio:
“Que Dios las bendiga, que las colme de dicha, que les cumpla todos sus deseos, que las proteja y que ojalá podamos sacar adelante a la familia porque ustedes son la base de la familia. Que mi Dios cada día las ilumine para que tengan sabiduría en el manejo del hogar, porque realmente la que maneja la familia y la sociedad es la mujer”.