El concejal Heiner Gaitán aseguró que los responsables del saboteo son sus compañeros Joel de los Ríos y Carlos Ospina. Dijo que “no son capaces de contrastar la información”.

Muy molesto se vio al concejal de Soacha Heiner Gaitán en el debate de control político a la Secretaría de Gobierno realizado el día de ayer miércoles, en donde se iba a evidenciar las problemáticas de derechos humanos, como presencia de actores armados irregulares, violencia policial y ausencia de una verdadera política desde la Administración Municipal frente a este tema.

El debate inició con la intervención del secretario de gobierno Danny Caicedo; posteriormente lo hicieron algunos cabildantes, pero antes de que hablara el concejal Heiner Gaitán se pidió verificación del quorum.  Al llamar lista, la mayoría estaban ausentes y se suspendió la sesión.

Esto fue lo que molestó al concejal Gaitán, quién aseguró que se trató de un saboteo porque no pudo intervenir ni presentar todas las evidencias que traía, ni mucho menos escuchar testimonios de las víctimas.  

“Desde el mes de marzo anunciamos que en este debate de control político íbamos a hacer una presentación para evidenciar tres temas que se deben conocer y discutir aquí.

1-Presencia de actores irregulares armados en Soacha: Los Paisas, los Costeños, las disidencias de las FARC, el Clan del Golfo, queríamos evidenciarlo y contar algunos casos puntuales que han pasado los últimos dos meses en la ciudad

2-Denunciar los hechos de violencia policial que se han vuelto reiterativos en el municipio desde lo que sucedió en junio en Ciudadela Sucre con el asesinato de Duván Mateo Aldana, un joven de 15 años, hasta lo ocurrido recientemente con la chica trans que denunció una agresión sexual por parte de miembros de la Policía.  

3-Ausencia de una política de derechos humanos por parte de la Alcaldía, que está consignado parcialmente en el Plan de Desarrollo, que tiene algunos recursos pero que no se ven en la práctica. Tenemos videos, fotos, invitamos a organizaciones y las víctimas para que hablaran, y fue eso lo que le molestó a la mayoría de concejales, por eso los señores Joel de los Ríos y Carlos Ospina promovieron el saboteo a la intervención que íbamos a hacer, y también comentarios como los del señor Juan Rivera quien dijo que las organizaciones de derechos humanos están trabajando para las mafias de tierreros. Si nosotros defendemos a las personas humildes, es porque entre las mafias y la autoridad del Estado hay gente de carne y hueso, y esas personas merecen atención integral del Estado, pero desafortunadamente aquí no la hemos visto y alguien tiene que denunciar”.

Finalmente, lo que dijo el concejal Gaitán es que “no son capaces de contrastar la información que trajimos, los hechos, los testimonios, casos concretos que han denunciado las organizaciones de derechos humanos, sin embargo, en algún momento lo vamos a presentar ante la ciudad…”.