Molestos se encuentran los diez concejales de la oposición por la actitud de algunos de sus compañeros de cabildo, al argumentar que están siendo blanco de desprestigio e irrespeto por parte del ejecutivo municipal.


Héctor Cuesta dijo que él entiende que los proyectos que el alcalde pasó a consideración del concejo son de vital importancia y que como tal se han recibido. “Lo que pasa es que en algunos hay debilidades, en la parte jurídica hay falencias y para aprobarlos es necesario anexar los soportes. Queremos que se aclare que son viables, que todo es legal, porque si no lo hacemos seguramente tendremos problemas como el ocurrido en el Barreno, donde se aprobó la construcción de una ciudadela y antes de empezar obras el terreno se vino abajo; precisamente eso es lo que no queremos, por lo tanto las cosas hay que hacerlas bien. Y en cuanto a Transmilenio, llevamos ocho años, lo que se busca es que haya unidad de criterios, que el alcalde le exprese a la comunidad si están o no todas las condiciones dadas para que dichos proyectos se puedan dar”.

El concejal Cuesta denunció amenazas y explicó que colocará la respectiva denuncia en la Fiscalía y la Personería, pero se mostró sorprendido porque durante su vida no ha tenido enemigos, conflictos ni escoltas; “he estado del lado de los que no pasamos entero, he apoyado los buenos proyectos pero también me he pronunciado en contra de los que no comparto, me ha caracterizado por ser así y espero que esta presión no sea por ello”