El tribunal de comercio de Toulón, sur de Francia, condenó a la compañía alemana de control TÜV, certificadora de las prótesis mamarias fraudulentas PIP, muchas de ellas vendidas en América Latina, a indemnizar con 60 millones de euros a 20.000 demandantes.


“El monto definitivo será fijado tras una pericia, pero desde ya está condenado a pagar 3.000 euros (más de 9 millones de pesos) por demandante”, explicó Laurent Gaudon, representante de varias de las demandantes.

La mayoría de las implicadas son latinoamericanas, aunque también participan ocho distribuidores de prótesis PIP en el extranjero. El escándalo de las prótesis mamarias de la compañía francesa Poly Implant Prothèse (PIP) fue descubierto en marzo de 2010.

“Estoy muy satisfecha con esta decisión, conforme con los elementos objetivos del caso”, declaró Olivier Aumaître, que representa a 13.000 víctimas.

Se calcula que al menos 6.000 colombianas están entre las beneficiadas en este proceso legal que implicó demandas en todo el continente. En Argentina, por ejemplo, unas 300 afectadas presentaron una demanda colectiva por 54 millones de dólares en 2013, aunque luego la justicia francesa estimó que la póliza de seguros de PIP sólo cubría a las ciudadanas francesas.

En 2013, el tribunal de comercio de Toulón había condenado a la empresa TÜV a pagar 3.400 euros a 1.700 demandantes, a la espera de una pericia para determinar los daños sufridos por cada una de estas víctimas. Este nuevo fallo será apelado .

Fuente: ElColombiano.com