Construcción en Chía pone en riesgo monumento nacional

El impacto que causaron las obras realizadas por la Universidad de La Sabana en el 2011 para controlar las aguas del río Bogotá, en inmediaciones del Puente del Común, considerado un bien de interés cultural, podría ser de dimensiones superiores a las que hasta ahora ha determinado el propio Ministerio de Cultura. A las manchas, la humedad y el evidente desgaste –según varios de sus reportes– se sumaría el deterioro progresivo de toda la estructura.


Una visita técnica de la Dirección de Patrimonio del Ministerio determinó que los trabajos bloquearon uno de los brazos del río –en el costado occidental–, haciendo que el volumen de las aguas se recargara y estas ascendieran hasta el puente. Según su concepto, “dichas intervenciones causan el aumento de las aguas del río Bogotá, generando empujes adicionales a la estructura del puente y afectando de manera negativa su estabilidad estructural”.

Los trabajos que habrían originado el daño se ejecutaron con el ánimo de proteger el campus de nuevas inundaciones, pues el 25 de abril de ese año el agua del río subió 1,50 metros e inundó el terreno. Pero, según el ministerio, la universidad debía solicitar autorización para intervenir, pues es área de influencia de un monumento nacional y lo exige la Ley 1185 de 2008. Eso nunca pasó.

Así las cosas, el ministerio comenzó un proceso –que todavía está abierto– para evaluar lo que estaba ocurriendo. El estudio avanzó silenciosamente, hasta que el Consejo de Estado revivió la polémica con el fallo ‘salvavidas’ para descontaminar el río Bogotá, emitido hace unas semanas y donde se destaca una denuncia del alcalde de Chía por el daño que se estaría ocasionando.

Tras inspeccionar, el ministerio determinó que las obras son “irregulares”. Aunque los arreglos estuvieron a cargo de una reconocida firma holandesa, que construyó un dique en tiempo récord, el permiso era indispensable.

Frente a estos señalamientos, el rector de la Universidad de la Sabana, Obdulio Velásquez Posada, negó rotundamente que las obras hayan afectado el monumento. “Nosotros hicimos las obras en medio de circunstancia de emergencia (…) ante el requerimiento del Ministerio de Cultura, les entregamos todos los soportes y los informes técnicos, en los que se hizo evidente que el Puente del Común no se comprometió ni se afectó”, dijo.

Mientras Velásquez asegura que han entregado los documentos técnicos con los que respalda su versión, el ministerio explica que estos fueron devueltos el 2 de octubre del 2012, con una comunicación en la que se insistía en la gravedad de la afectación.
Una de las conclusiones que entrega la Dirección de Patrimonio sigue sin ser alentadora para La Sabana: “El entorno del Puente del Común se encuentra en un alto estado de riesgo si no se toman las medidas adecuadas de manejo de aguas (…) y tienen en cuenta las rondas y zonas inundables del río Bogotá y no simplemente bloquean su flujo”.

Hace meses no se le hacen nuevas inspecciones al terreno, por lo que el ministerio hará una nueva visita con el ánimo de identificar qué afectaciones tiene el monumento actualmente y verifica –explicó la cartera– si la universidad ha adelantado alguna acción para la protección del inmueble o para restituir el entorno.

¿Por qué es importante el Puente del Común?

Esta estructura fue una obra del ingeniero español Domingo Esquiaqui. Fue construido a finales del siglo XVIII, sobre el río Bogotá, y no se debía pagar peaje para usarlo.
Mejoró la comunicación de varios municipios de Cundinamarca y Boyacá, y de la Orinoquía, pues a través de este se lograron fortalecer los lazos comerciales entre los pueblos y Bogotá.

Está ubicado a 30 kilómetros de la capital, tiene una longitud de 32 metros y está hecho en piedra y ladrillos; apoyado por 12 pilastras. Por él transitaban los carruajes de la época y fue declarado monumento nacional en 1967.

Aunque durante la última visita del Ministerio de Cultura no se encontraron grietas, la falta de mantenimiento se hace evidente con las manchas de grafitis en sus columnas. Según el ministerio, el brazo del río Bogotá fue interrumpido en el costado norte del puente.

Fuente: Alejandra Serrano, Eltiempo.com