La Quebrada Tibanica es una de las más contaminadas del municipio, pues hoy se ha convertido en un canal de drenaje afectado por desechos domésticos e industriales que genera una de las grandes problemáticas que vive a diario la comunidad de San Mateo y otros barrios de Soacha.

Actualmente el canal se encuentra en un alto grado de deterioro debido a las aguas residuales, fétidas y contaminadas del sector de Tibanica/Soacha; este atraviesa varios conjuntos residenciales como Bosques de Tibanica, Morella, Arboleda, Terra Grande, Cerezos, Torres del parque entre, otros. A causa de estas aguas los residentes de los conjuntos se ven afectados por los malos olores y  la proliferación de insectos,  causando brotes gripales, diarreicos y otras enfermedades que perjudican  a la comunidad.

Los residentes de los conjuntos cercanos al canal manifiestan que es triste ver esta situación ya que las contaminadas  aguas ocasionan graves problemas de salud, especialmente en  niños y ancianos, y en épocas de invierno el riesgo de inundación aumenta debido a la acumulación de basura y escombros que arrojan allí, lo que a su vez incrementa la aparición de plagas como ratas, zancudos y mosquitos. 

Cerca de este canal queda el colegio “Liceo Mayor del Minuto de Dios”,  donde algunos de sus alumnos se quejan por el mal olor que genera.  Según los habitantes del sector, la Alcaldía Municipal ha pasado cartas a la Empresa de Acueducto,  Alcantarillado y Aseo de Bogotá para que preste ayuda; a este llamado se le ha dado respuesta inmediata, pues la entidad ha organizado campañas de concientización e incluso se han propuesto jornadas de limpieza alrededor del canal.

Pero la problemática no cesa. Jesús David Reyes, residente del conjunto residencial Morella, afirma que cada vez que en un conjunto se realiza alguna construcción, los escombros los arrojan allí porque al shut no los pueden botar  debido a que está prohibido. Por más cartas y peticiones que se pasen para solucionar esta situación, no va a cambiar nada, el cambio empieza desde nosotros, desde la misma comunidad”.

Si bien hay responsabilidad del Estado por no canalizar el caño y permitir que se arrojen desechos domésticos e industriales, también es cierto que la comunidad tiene un alto grado de responsabilidad por seguir arrojando escombros, basuras y elementos contaminantes al Tibanica.

Reportería: Karen Andrea Moreno Sierra