El coronel retirado Manuel González y el capitán (r) Luis Felipe Montilla fueron absueltos en junio de este año por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. Ahora, la Fiscalía espera que el máximo organismo de la justicia ordinaria le dé otro rumbo al proceso por el asesinato de uno de los políticos liberales más queridos de su generación.

Luis Felipe Montilla Barbosa, era en ese entonces capitán de la Policía y se desempeñaba en el cargo de comandante de Soacha. El ente investigador también lo señala como coautor del homicidio porque, al parecer, no suministró el apoyo policial requerido para un evento de tal magnitud, haciendo que fuera mínima la presencia de agentes de la Policía en la manifestación, disminuyendo así la seguridad para el precandidato. Pero las hipótesis y el material probatorio de la Fiscalía no fue suficiente para convencer al Tribunal de la responsabilidad de estos hombres en el crimen.

Sin embargo, antes de que el caso pasara a manos del Tribunal, la competencia fue del Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Cundinamarca que resolvió absolver a Luis Felipe Montilla del delito de homicidio con fines terroristas y condenar a Manuel Antonio González a 22 años prisión e inhabilitació para el ejercicio de derechos y funciones públicas durante 10 años, como coautor de homicidio con fines terroristas. La primera instancia también ordenó compulsar copias para que se investigara la conducta de los coroneles Gustavo Leal Pérez, Argemiro Serna Arias y “el Mayor – Jefe Operativo del Departamento de Policía de Cundinamarca” para la época.

Como era de esperarse, el Ministerio Público, la delegada de la Fiscalía y los apoderados de las víctimas apelaron la decisión contra en contra de la absolución de Montilla, en tanto que la defensa de González hizo lo propio respecto a la condena de su cliente. Fue así como el caso pasó al Tribunal de Cundinamarca. El despacho, contrario a lo que alegaban las diferentes partes consideró que, lo que tiene que ver con Luis Felipe Montilla, se reseñaron múltiples declaraciones que no lograron dar certeza de hechos que permitan condenarlo.

“La Sala concluye, al igual que lo hiciere la juez de primera instancia respecto de Luis Felipe Montilla Barbosa, que no se cuenta con pruebas suficientes para arribar a la certeza necesaria que permita emitir sentencia condenatoria en su contra, pues emergen sendas dudas acerca de la participación y la responsabilidad del mencionado en la ocurrencia de los hechos, vacilaciones que incluso no son desconocidas por los apelantes, quienes en contra de la lógica procesal, sugieren con sus argumentaciones que ante las dudas que ellos mismos reconocen, se condene al procesado”, argumentó el despacho del Tribunal en su momento.

Sobre el condenado Manuel Antonio González indicó el Tribunal que los testimonios evaludados tampoco fueron suficientes para endilgar responsabilidad en el procesado pues se trata de apreciaciones personales acerca del comportamiento del Jefe de escoltas designado, sin que ello pueda comprometer de manera directa a González como coautor del magnicidio. “A la luz de la sana crítica y las máximas de la experiencia, la Sala concluye que contrario a lo argumentado por la juez de primera instancia, no se cuenta con prueba suficiente para acreditar la responsabilidad del procesado en la muerte de Luis Carlos Galán Sarmiento”. En ese sentido, declaró también su absolución del caso.

La absolución del coronel (r) Manuel Antonio González de la investigación por el asesinato de Luis Carlos Galán trae más dudas que verdades. Por lo menos así entendió la familia Galán esta decisión que tomó el Tribunal Superior de Cundinamarca. En concreto, la familia del excandidato presidencial le pide a la Corte Suprema de Justicia que estudie su recurso extraordinario de casación pues consideran que la decisión del Tribunal va en contravía con lo que el alto tribunal ya dejó claro en la sentencia condenatoria de 30 años de prisión al general (r) Miguel Maza Márquez. Para los Galán, es contradictoria esta nueva decisión porque, entre otras cosas, el coronel (r) González era mano derecha de Maza y ambos fueron procesados por los mismos hechos.

Ahora será este alto tribunal el que decida si deja en firme la condena a 22 años de cárcel en contra de González, o si mantiene la reciente decisión del Tribunal Superior de Cundinamarca de absolverlo. En todo caso, será una determinación clave para entender qué fue lo que pasó el 18 de agosto de 1989 y quiénes estuvieron detrás del asesinato de Luis Carlos Galán. Así llegue más de 30 años después.

Fuente: Elespectador.com