Un venezolano se dejó coger por estar robando en Ciudad Verde y terminó sin dedos, perdió un ojo y con una paliza tremenda. Muchos reprocharon este acto de justicia por mano propia, aquí la historia.

El hecho sucedió esta semana en Ciudad Verde, cuando un joven venezolano cometió un robo y se dejó coger de un grupo de personas que lo persiguió y le dio una golpiza tremenda, pero lo que causó rechazo de muchos es que el hombre perdió un ojo y con algunos de sus dedos cortados.

“Creo que esa no es la manera, está bien darle su merecido, pero llegar a dañarle un ojo con un destornillador y cortarle algunos dedos, considero que ya nos pasamos del límite”, dijo un residente del sector.

Para muchos el problema es que la justicia es muy débil con los delincuentes en Colombia y casi siempre los jueces dejan sueltos a los ladrones, e incluso a quienes asesinan a personas por robarlas. “Creo que la gente está cansada y por eso pasan estas cosas, muchos habitantes prefieren aplicar la ley por mano propia porque no confían en la justicia”, relató un residente de Ciudad Verde.

Sin embargo y aunque muchas personas coinciden en que se debe tomar justica por mano propia por las malas decisiones de algunos jueces, también rechazan atropellos brutales como los cometidos con el joven venezolano en Ciudad Verde.

“Creo que nos debemos medir, el problema es que la gente ya está herida y actúa con violencia cuando encuentran a alguien robando o incluso, cuando se rumora de un abuso o una violación, y esto es peligroso porque muchas veces han caído inocentes”, replicó Germán Castillo, residente en la comuna dos de Soacha.

Lo cierto es que las autoridades llamaron a la ciudadanía a tener prudencia, a la sensatez, a ayudar a capturar a los delincuentes, pero sin hacer justicia por mano propia.

Foto: cortesía