Cuatro años de inundaciones en barrio de Soacha y el municipio no actúa

A comienzos de 2015 los habitantes de Valles de Santa Ana recibieron la noticia que su sistema de alcantarillado sería renovado, sin embargo advirtieron que la obra no cumplía las normas y que se podría convertir en un dolor de cabeza. Al poco tiempo los trabajos fueron abandonados y comenzó una odisea que se refleja en inundaciones constantes y problemas de salud pública, sin que autoridad alguna haga valer los derechos de la comunidad.


Vía-Santa-Ana-Soacha
Vía-Santa-Ana-Soacha

La empresa responsable de ejecutar los trabajos fue Vindico, la misma que le solicitó a los residentes del barrio Valles de Santa Ana de la comuna uno, que le permitieran realizar la instalación de la red de acueducto que surtiría de agua a la urbanización Torres de Santa Ana, con la promesa de dejar la vía pavimentada y mejorar el espacio público. Los residentes accedieron, pero advirtieron que era necesario hacer algunas adecuaciones.

La constructora prosiguió y las consecuencias de lo advertido por la comunidad llegaron el miércoles 18 de noviembre de 2015: más de 200 familias tuvieron pérdidas tras la inundación de sus hogares debido a la ruptura de un tubo de ocho pulgadas manipulado por funcionarios de la constructora.

Aun así Vindico siguió adelante y lo que dejó fue una vía destruida y un sistema de alcantarillado que se tapona con una llovizna. Las inundaciones son constantes y a raíz de los empozamientos hay problemas de salud pública para los residentes de la zona.

El presidente de la Junta de Acción Comunal de Valles de Santa Ana, Arcesio Torres, apoyado por algunos líderes, emprendió una lucha para que las autoridades municipales obligaran a la constructora Vindico a reparar el daño, pero ha sido infructuosa. Ni Planeación, ni Servicios Públicos ni Infraestructura han actuado, por lo que el problema continúa.

Hoy, más de cuatro años después de intervenir la vía, los habitantes de Valles de Santa Ana junto a otros cuatro barrios de la zona, denuncian abandono en el sistema de alcantarillado y malla vial del sector, debido a inundaciones por las lluvias que se presentan por estos días, produciendo una afectación a las necesidades básicas y a la salubridad de sus residentes.

Edilsa Ricaurte, comerciante y habitante del sector, manifiesta que “son insoportables los olores que tenemos que aguantar cada vez que las lluvias arrastran la basura de otros barrios, porque no solo es la destrucción de la malla vial que produce dicho desorden, sino también el alcantarillado que doblega la afectación”.

Como si fuera poco, replica la residente, “ya son 4 años de tortura que a raíz de un abandono de obras por parte de la constructora Vindico SAS, el alcantarillado se ha visto afectado, produciendo desorden y olores insoportables que afectan nuestra salubridad básica”.

Y como si fuera poco, otras dos constructoras están iniciando obras en estos barrios, sin medir las consecuencias que pueden acarrear dichas infraestructuras, pues la capacidad del alcantarillado no puede superar ya los límites que estos barrios tienen establecidos.

Finalmente y a pesar de la magnitud del problema, conocido por concejales, secretarios de despacho, directores, alcaldes y hasta gobernadores, nadie ha encontrado la solución. Los habitantes de estos barrios esperan una respuesta definitiva, pues su derecho fundamental a la salud pública se ve totalmente trasgredido.

Reportería: Angélica Raquejo

cargando...