Por orden de la Procuraduría General de la República y del Ministerio de Transporte, Cundinamarca deberá devolver las carpetas de los vehículos matriculados en Soacha que eran manejados por la sede operativa de tránsito departamental, antes de que entrara a funcionar en el municipio la Secretaría de Movilidad.


movilidad-cundinamarca-.1.jpg

Antes de que Soacha creara su propia Secretaría de Movilidad, el departamento era el que manejaba todo el tema de matrículas y trámites, a través del SIETT, pero al nacer el organismo de tránsito local todas las carpetas de vehículos matriculados en Soacha debieron haber pasado a manos del municipio, sin embargo es la hora que aún están retenidas y Cundinamarca se ha resistido a devolverlas.

La retención indebida de los documentos también se le hizo a Zipaquirá, sumando alrededor de 200 mil carpetas propias a los vehículos matriculados en estos dos municipios, negándoles la posibilidad de acceder a millonarios recursos que el manejo de estas les representa (hoy ya pueden ascender a los $25 mil millones anuales).

La medida arbitraria ha hecho necesaria la participación del Viceministro de Transporte, la Superintendente Delegada de Tránsito y Transporte Terrestre Automotor de la Supertransporte, la Procuraduría Delegada para la Vigilancia de la Función Pública y la Dirección Nacional de Transporte y Tránsito del Ministerio.

La Dirección Nacional de Transporte y Tránsito del Ministerio, en su calidad de autoridad nacional para los Organismos de Tránsito territoriales, ha solicitado en dos oportunidades a la Secretaria de Transporte y Movilidad de Cundinamarca, Jeimmy Sulgey Villamil Buitrago, la entrega de las carpetas de los vehículos matriculados en los municipios de Soacha y Zipaquirá.

Igualmente lo había hecho con su antecesor Andrés Díaz, a quien el Ministerio le informó en su momento que las matrículas iniciales y todos los vehículos registrados en los municipios son para todos los efectos vehículos propios de los organismos de tránsito municipales, para lo cual debía de inmediato proceder a dar traslado al Organismo de Tránsito todas las carpetas y archivos correspondientes a dichos automotores, sin que ello implique un traslado de matrícula, sino que simplemente entra la entidad municipal a asumir las funciones correspondientes.

En el desarrollo de recientes mesas de trabajo específicas en las cuales participó la Procuraduría General, el Viceministerio de Transporte, la Dirección Nacional de Transporte y Tránsito del Ministerio de Transporte; la Secretaría de Movilidad de Soacha, la Secretaría de Tránsito de Zipaquirá y el Organismo de Tránsito Departamental; la Secretaria del ramo de Cundinamarca manifestó la necesidad de contar con un documento expedido por el Ministerio de Transporte en donde se efectuaran las claridades que ofrecieran “mayor seguridad jurídica a su actuación”, en lo que significa entregar las carpetas de vehículos que le pertenecen por ley a los municipios.

El pasado 2 de Agosto de 2017, con la firma de Manuel González Hurtado en su calidad de Director de Transporte y Tránsito de este Ministerio, fue proferido el documento solicitado por la funcionaria departamental bajo el número radicado MT No: 20171010308401 que de nuevo y por tercera vez solicita al Organismo de Tránsito de Cundinamarca proceder con el traslado de las carpetas de vehículos a los municipios de Soacha y Zipaquirá.

Después de dos órdenes, el pasado miércoles 16 de agosto la Procuraduría General, en oficio dirigido a los funcionarios adscritos a la Secretaría de Tránsito de Cundinamarca Jeimmy Villamil, Edilberto Galeón Moyano y Hermelinda López Pardo, procedió a prevenirles, por última vez, acatar las TRES (3) órdenes impartidas a la secretaría de movilidad de Cundinamarca: la primera, por el Subdirector de Tránsito del Ministerio de Transporte, mediante radicado MT No. 20164200239681 del 31 de mayo de 2016 y las dos subsiguientes, por la Dirección de Transporte y Tránsito del Ministerio de Transporte, mediante radicados MT Nos. MT20174200009531 del 16 de enero de 2017 y MT20171010308401 del 2 de agosto de 2017, y de esta forma darle cumplimiento a la Resolución No. 5755 de 2016, proferida por el Ministerio de Transporte, con el fin de materializar las órdenes del traslado definitivo de las carpetas de vehículos a los organismos de tránsito de Zipaquirá y Soacha, así como mantener sus sedes operativas, fuera de dichos municipios.

Así las cosas, la Secretaria de Tránsito de Cundinamarca y el Gobernador, como Autoridad de Tránsito sustancial, cuentan con diez días a partir del 16 de agosto, para entregarles a las poblaciones de Soacha y Zipaquirá lo que siempre les ha pertenecido: las carpetas de los vehículos que miles de ciudadanos de manera voluntaria, a través del tiempo, han matriculado en estos municipios.

De igual manera advirtió el ente de control disciplinario a los funcionarios responsables de cumplir la orden impartida por el Ministerio de Transporte, que deben “respetar el principio de autonomía de la voluntad de los propietarios de los vehículos matriculados en los municipios de Zipaquirá y Soacha, evitándoles a los funcionarios de la Gobernación de Cundinamarca, en lo posible, la comisión de faltas disciplinarias”.

Lo anterior significa y como lo advierte la Procuraduría y el Ministerio del Transporte, que al gobernador Jorge Rey Ángel “se le acabaron las excusas” y que tiene que devolverles los registros de los automotores inscritos en estas dos ciudades cuando el servicio era manejado por la Secretaría de Tránsito de Cundinamarca, medida que redundará en mayor ingreso de recursos para estos municipios.

Fuente y apoyo: noticiasdiaadia.com