La pregunta ofende, decir realmente en pleno siglo XXI que no entendemos por qué el poder sigue siendo de los mismos, ofende, pues la historia nos ha cobrado cuenta poco a poco, aunque nosotros queramos olvidarla, ella afortunadamente no dejará.