Fueron frecuentes las denuncias de robos, atracos, asaltos al transporte y hasta heridos y muertos a manos de los delincuentes durante el aislamiento obligatorio en Soacha.  Ahora en esta nueva etapa preocupa que las calles, parques y espacios públicos continúan tan peligrosos como en la cuarentena.

Los residentes de Soacha siguen pensando que la pandemia favoreció a los delincuentes porque la cuarentena encerró a los buenos, pero permitió que muchos ladrones y atracadores salieran a hacer daño.

“Soacha ha sido insegura, pero desde la cuarentena la delincuencia se disparó, y ahora como todos estamos en las calles, ellos se cebaron y siguen atracando sin problema. Esta semana tres venezolanos atracaron a dos jóvenes que caminaban por el lado del colegio nuevo, a uno lo alcanzaron a herir con arma blanca por quitarle el celular”, sostuvo Andrea Becerra, residente de Hogares Soacha.

Para muchos el problema es que en cuarentena la Policía se dedicó a perseguir infractores de las normas y descuidó la protección a la población civil, y con los repetitivos  hechos de maltrato de uniformados hacia las personas se perdió la confianza en la institución.

“Estamos entre la espada y la pared porque la gente ya no cree en la Policía, pero a su vez se requiere que haga presencia porque los delincuentes nos están ganando la batalla. A mí por ejemplo me iban a robar la cicla ayer por el lado de Cristales, pero afortunadamente grite y la gente hizo alboroto, lo que obligó a que los delincuentes huyeran”, aseguró Cristhian Sotelo, residente en Compartir.

No obstante hay quienes dicen que se debe reorganizar todo y creer de nuevo en las instituciones del Estado para hacer frente a la delincuencia y evitar que sigan en las calles haciendo daño. “Hay policía buenos, es cuestión de compromiso y confianza; a mí me consta que aquí en San Mateo   cada nada cogen viciosos, ladrones y esos que roban en bicicletas, entonces hay es que organizarnos”, puntualizó Adelmo Pachón, residente en comuna cinco.

Ahora el reto para la comunidad y las instituciones es hacer frente a la delincuencia, pero se requiere que prime una alianza  entre habitantes y autoridades con el fin de  evitar que los delincuentes sigan campantes haciendo daño en las calles de Soacha.

Por Patricia Conde   foto: archivo PP