La creatividad de los delincuentes no tiene límites para cometer sus fechorías sin ser descubiertos.

Un caso que la Policía conoció en el municipio de Briceño, Cundinamarca, en donde delincuentes utilizan un coche de bebé, simulando que llevan un niño en su interior para robar diferentes artículos en centros comerciales y almacenes, puso al descubierto esta nueva modalidad de robo.

Según dio a conocer la Policía, los delincuentes rellenan un pantalón y unos zapatos de bebé para dejarlos a la vista y así pasar desapercibidos. Además, sobre el coche llevan un plástico y una cobija que impide ver hacia el interior donde llevan lo que se han robado.

Los uniformados también dijeron que para no ser detectados por los sensores de seguridad de los diferentes establecimientos, utilizan una bolsa ‘biónica’ o de doble fondo forrada con papel metalizado en el interior para meter la mercancía y salir sin problema con los objetos robados.