Según afirman residentes de la comuna 1 del municipio de Soacha, el tema de la inseguridad está de mal en peor, y con ello cada día que pasa es una posibilidad de ser atracados e incluso heridos por los delincuentes.  

Todo esto lo afirman a partir de innumerables casos de robos que han venido azotando al sector de Torrentes y Parque Campestre hasta el punto que las personas temen salir a las calles porque es muy frecuente que los roben. Incluso quienes a pesar de la cuarentena deben salir a las calles a trabajar, al llegar o salir de sus hogares corren gran riesgo.

“Yo venía llegando del trabajo cuando de la nada me abordó una muchacha y un tipo, me quitaron mi celular y mi maleta; por más que grité nadie me ayudó y ellos salieron corriendo con mis pertenencias, cada vez está peor esto”, comenta una residente que sufrió un atraco en esta zona del municipio.  

Pero son diferentes los casos que se han presentado en las últimas semanas donde  personas se han visto gravemente afectadas. Por ejemplo, Darío Sánchez, residente de Torrentes, comenta: “A mí me robaron mi cicla, por acá está cada vez más peligroso y las personas temen salir a las calles, pero creo que es cuestión de tiempo para que los mismos vecinos se armen y tomen justicia por mano propia, pues ya estamos cansados de robos casi todos los días”.

La comunidad pide a las autoridades mayor presencia en toda la zona  de Indumil, ya que cada vez es peor la inseguridad por estos lugares y en la mayoría de casos  se evidencia cuando las personas bajan del transporte y se dirigen a sus hogares.

Finalmente comentan que, a pesar de la situación con el virus, están lidiando  con hechos de inseguridad constante que cada vez son  peor. Con esto se vuelve realmente alarmante para quienes tienen       que trabajar y salen en horas de madrugada de sus hogares o llegan a altas horas de la noche. “Esto cada vez es más peligroso y ya no les importa robar, incluso en plena luz del día ni en presencia de niños en las calles a pesar de la cuarentena. Es por esto que necesitamos que las autoridades hagan presencia,  pues todo esto se está saliendo de control”, concluyó Alejandro Ávila, residente de Parque Campestre.

Por Natalia Soto Parra