Esta llegada de semejante mafia monstruosa sí nos llevaría a la hecatombe municipal, porque arrasaría con todo lo poquito que nos queda de pertenencia, especialmente de la ínfima desigualdad social que únicamente nos ha acarreado: clientelismo, corrupción administrativa, pobreza, desempleo, hambre y miseria en todos los estratos del municipio.


Lo que Dios si permitió que llegara a Soacha y por más de cincuenta años fue la MANO QUE LIMPIA EL ERARIO PUBLICO, razón por la cual el presupuesto municipal junto con el SITUADO FISCAL nunca alcanzará para resolver sus múltiples necesidades, mientras su crecimiento demográfico se siga multiplicando, como ha venido sucediendo en los últimos treinta años.
Hablando de Dios en Soacha, el cristianismo en general se ha dividido en dos: católicos y cristianos a secas.

El CATOLICISMO en el municipio nace desde la fundación de este y se encuentra incrustado en el Soachuno de nacimiento en lo más profundo de su alma, además porque su espíritu está guiado en forma sublime y grandiosa por DIOS, así sea tan solo practicantes de misa dominical, pero que de todas maneras hace diferenciarlos de los cristianos a secas porque muchos de estos lamen, muerden ladrillo y se dan golpes de pecho y otros hasta se azotan en sus puntos de oración y piden perdón en señal de arrepentimiento de lo que hacen en política con una mano, pero que lo borran con la otra. Claro que «EL QUE PECA Y REZA EMPATA», y para la muestra hay varios botones en Soacha. Digo esto sin pretender ofender a ningún culto religioso y si ofendo pido perdón; además porque hago uso del derecho a la libertad de cultos que existe en Colombia;, porque de lo contrario ya me hubiesen lapidado la lengua y también llevado a la hoguera, como se hacía en la época de la INQUISICION.

La feligresía católica aumenta en el municipio con la llegada de miles de desplazados, a pesar de la poca actividad social de sus párrocos, pero sin embargo le lleva ventaja a los cristianos a secas porque sus pastores en su mayoría están dedicados es a la politiquería y con sus actuaciones en muchos casos equivocadas, han puesto en duda las orientaciones a sus feligreses de los principios religiosos que constituyeron dichas iglesias.

Entre algunas pautas religiosas están las obras de misericordia, que generalmente se ponen en práctica en épocas pre-electorales. Qué bueno sería para Soacha que dentro de los programas de gobierno presentados por los próximos candidatos a la alcaldía y a la gobernación, se tuviera en cuenta el proyecto que le caería como «ANILLO AL DEDO» al municipio, el de ser escogido como la capital del departamento de Cundinamarca, como ya lo había manifestado en otro artículo porque estoy seguro que sería la solución en un 80% para los habitantes de la inspección de El Charquito y barrios como Ducales, Compartir, Santa Ana, Ciudad Latina, Quintas de la Laguna y San Nicolás, que se beneficiarían con la construcción del «TREN DE CERCANIAS» entre el Salto del Tequendama y Soacha para conectar con Transmilenio en el portal de San Mateo. La razón es que ya existe el corredor férreo para dicha obra. Otro proyecto importante sería la creación de las microempresas comunitarias que generarían empleo y que las personas que sean ocupadas con su empleo se ganen el sustento diario para sostener a sus familias y evitar así que se conviertan en delincuentes comunes y no dejen a sus seres queridos aguantar hambre, sentir sed y desnudes, debido a la desigualdad social e injusticia laboral patrocinadas en la mayoría de los casos por el gobierno, tanto nacional, departamental y municipal, a pesar de que nos encontramos en un estado de derecho.