Resultados altamente positivos reflejados en el incremento del recaudo y en la generación de una cultura de pago y credibilidad en la institucionalidad, fueron los principales aspectos que presentó el director de Impuestos del municipio, Arsenio de Jesús Peralta, en el programa ‘Punto de Encuentro’.


pp-92.jpg

Este economista, egresado de la Universidad Nacional, con amplia experiencia en el manejo de las finanzas públicas, con estudios de Gerencia Social en la Universidad Javeriana y una especialización financiera en la Universidad Externado, ingresó a la Dirección de Impuestos en febrero de 2008, luego de un largo recorrido por los sectores público y privado en ciudades como Cúcuta, donde fue Secretario de Hacienda y su participación en los programas de Enrique Peñaloza con las denominadas ‘Obras con saldos pedagógico’ en Bogotá, al igual que fue gerente social en la localidad séptima de Bosa.

Gracias a su gestión y dinamismo, conjugados al esfuerzo y orientación del gobierno actual, los impuestos más significativos del municipio se incrementaron cerca del 60%, gracias a una serie de elementos implementados para generar confianza en los contribuyentes y a estrategias trazadas desde la Administración para evitar la evasión y demora en el pago.

En el Estatuto Tributario están marcados 10 grandes impuestos, pero en Soacha dos no se están cobrando. De los ocho, son cinco los significativos, los que le aportan recursos suficientes al municipio: Industria y Comercio, Predial, Sobretasa a la gasolina, Delineación urbana y Publicidad visual exterior.

En palabras del Director, la financiación del municipio corresponde en promedio a un 78% de lo que da la nación, es decir lo que proviene del SGP (Sistema General de Participaciones) que corresponde a los giros que le hace la nación al municipio con destinación específica: pago a educación, salud, saneamiento básico y parte para el deporte y agua potable.

El 22% en promedio corresponde al municipio. Estos ingresos provienen de los tributos generados, tanto por la parte que tiene Soacha, como por el resultado del ejercicio económico en una vigencia.
“Este año en ingresos propios estamos sobre los 49 mil millones. Qué se hace con esa plata? Hay que pagar el funcionamiento del municipio (sueldos, gastos que ocasionan las corporaciones centralizadas como los entes de control, Personería, Contraloría y el Concejo). Pero también hay una parte para apalancamiento y para pagos de obligaciones de crédito; ejemplo, un alcalde necesita una obra, el caso de TransMilenio con la sobretasa a la gasolina”, explicó Arsenio de Jesús Peralta.

En cifras globales, en 2008 el municipio obtuvo ingresos propios por el orden de los 31 mil millones y en 2011 la cifra ya alcanza los 48 mil millones de pesos, que representa un crecimiento superior al 60%. El recaudo se logró en razón a la respuesta del contribuyente porque hay credibilidad en la institucionalidad y cultura tributaria.

1- Impuesto de Industria y Comercio

Es uno de los impuestos más antiguos y se paga por el ingreso obtenido por el desarrollo de una actividad de carácter económico de industria, comercio, de servicios o del sector financiero.

En Soacha representa entre el 50 y 52% del total de los ingresos propios. Es un impuesto categorizado porque es indirecto, es el que graba el resultado del ejercicio económico, es la parte que se saca del PyG. “Cuando en un municipio el impuesto de Industria y Comercio es el más significativo, quiere decir que va en un grado de desarrollo bastante elevado. Soacha es una ciudad que tiene una actividad industrial significativa, por ejemplo la instalación de almacenes de grandes superficies y la actividad de servicios como Codensa y la Telefonía celular”, agregó el director.

El crecimiento de este impuesto se debe a las campañas de cultura tributaria implementadas por la Administración Municipal, a las acciones de tipo administrativo que realizó la Dirección de Impuestos, a la respuesta de los industriales, comerciantes y prestadores de servicios al cumplir la norma a través del pago, y a la credibilidad en las instituciones.

“Adicionalmente con la Cámara de Comercio realizamos unas campañas de visitas a comerciantes y establecimientos, y montamos una oficina de fiscalización. Estos hechos conllevan a que de una u otra forma se vaya incrementando el recaudo y se refleje en estos aumentos anuales como en nuestro caso que recibimos el municipio con unos impuestos en Industria y Comercio en 17 mil millones y aspiramos entregarlo sobre los 24 mil millones de pesos”, enfatizó Peralta.

2-Impuesto Predial

Está causado para quienes sean poseedores de predios, tanto construidos como no construidos. Corresponde a un aporte significativo del municipio y actualmente las dinámicas de desarrollo que ha tomado Soacha van a llevar a que se incremente, especialmente por los proyectos de urbanismo.

El municipio se recibió con unos ingresos en predial sobre los 8.400 millones y y se aspira a entregar en 16 mil millones. Según el Director, se debe a factores como el incremento en el número de propiedades y a la modernización en el sistema de facturación que sin duda dio mayor agilidad, transparencia y credibilidad. “Implementamos el código de barras en la factura, se mejoró la entrega de paz y salvos que estaba en cinco días y ahora se expide de un día para otro. Se realizaron campañas de cultura tributaria y se adelantó la actualización catastral, que se vio reflejada en aumento del predial porque los avalúos catastrales tenían unos precios históricos muy bajos y lo que se hizo fue ponerlos en unos valores presentes reales, lo que conllevó a un aumento en el total del recaudo en el municipio”.

Adicionalmente se inició el cobro coactivo a los morosos en cuyo proceso se concientiza al contribuyente en mora de la importancia del pago y se le avisa que tiene la obligación legal de cancelar o de lo contrario enfrentaría todos los procesos jurídicos del cobro que conllevan hasta la pérdida del bien.

3-Impuesto de Delineación Urbana

Es el que se causa cuando se va a construir o remodelar una vivienda o negocio. Se basa en unas áreas de construcción que las determina la Secretaría de Planeación, y corresponde a las licencias de construcción que otorga la curaduría urbana para vivienda nueva o en reconstrucción.

“Los criterios técnicos del cobro de este impuesto aquí en Soacha tienen relación con la cantidad de metros cuadrados que se van a construir, o al tamaño y clase de la construcción, que para nuestro caso está más centrado en lo que es vivienda VIP y VIS. Tiene una parte técnica que la otorga planeación municipal donde establece la cantidad de metros de construcción y bajo esa cantidad la Dirección de Impuestos, de acuerdo a unas tarifas establecidas, hace la base y la liquidación. Este impuesto también se incrementó en este cuatrienio; en 2008 recaudamos alrededor de 400 millones y en este momento está por los 2.600 millones de pesos, y en parte se debe al desarrollo urbanístico que ha tenido Soacha como ciudad, es el reflejo de que ya este desarrollo se presenta de una manera urbanística normada y reglada, y no como antes que se hacía con la construcción de vivienda sin ningún tipo de parámetro de orden legal o técnico”, recalcó el Director de Impuestos.

4-Sobretasa a la gasolina

Es un recurso significativo en Soacha por ser una ciudad de salida, de gran afluencia vehicular, pero este impuesto no ha tenido crecimiento, ha estado estancado en los últimos años, incluso ha tendido a bajar. “Lo recibimos con un recaudo anual del orden de los 5.400 millones y en este momento, incluido septiembre, está en los 4.200 millones, aspiramos a dejarlo en cinco mil. Pero esto es explicable por tres razones: La primera porque el precio de la gasolina ha tratado de estabilizarse y ya no se dan los incrementos mensuales; el segundo hecho es que muchos vehículos los han pasado a gas, y un tercer factor es el pico y placa en Bogotá. Muchos dejan los carros guardados, no los sacan, por lo tanto no tanquean acá”.

Frente a los anteriores factores, el director de Impuestos considera que hoy en día hay un contribuyente más fiel y que cree más en sus instituciones. “El hecho de mirar la tributación con una actitud diferente y como una obligación que tiene el ciudadano que percibe unos ingresos o tiene una actividad comercial, industrial, o algún predio, significa que tiene más conciencia que debe pagar por ello. Otro aspecto es que el contribuyente ve que sus recursos son manejados por personas que representan instituciones y que actúan en instituciones que les da garantía, creen en la administración y el reflejo es el pago del tributo”, finalizó.