Con el liderazgo de la Junta y el apoyo de la comunidad, un lote abandonado y lleno de basura se limpió y adecuó para que niños y jóvenes tengan en adelante un espacio de recreación y entretenimiento.  

Desde las 8:00 a.m. del pasado domingo, líderes y residentes de El Tabacal, ubicado en la comuna dos, se dieron cita en un terreno abandonado que era utilizado como botadero de basuras y escombros por vecinos de barrios y urbanizaciones aledañas, para llevar a cabo su respectiva limpieza y adecuarlo como un parque para que los niños y adolescentes de este barrio puedan aprovechar el tiempo libre y hacer lo que más les gusta, que es jugar fútbol.

Precisamente, el presidente de la Junta de Acción Comunal, Alfredo Díaz, manifestó que esta iniciativa surgió teniendo en cuenta que el barrio no cuenta con zonas verdes ni lúdicas para los niños. De esa manera, hicieron la convocatoria para embellecer la zona y adecuarla para que los niños tengan un lugar donde jugar.

Los recursos para dicha adecuación salieron directamente de la Junta de Acción Comunal, que ideo una estrategia para que la comunidad pudiera asistir, preparando un sancocho comunitario, que sirvió como “pago” para los adultos, niños y jóvenes que respondieron a esta convocatoria.

Hay que mencionar que esta comunidad también se ha unido para combatir la inseguridad del sector, instalando cámaras, alarma comunitaria y haciendo patrullaje comunal en horas de la noche y la madrugada. Ahora, con la intervención de este punto, buscan cambiar la cara del barrio y combatir este foco de inseguridad.

Niños, jóvenes y adultos participaron en la jornada

Uno de los participantes fue el señor William Cortes, quien decidió sumarse a esta actividad tras evidenciar la carencia de espacios recreativos para los niños. Él hace un llamado para que la Administración municipal haga su contribución con el parque y se puedan hacer mejores adecuaciones.

Así mismo, la señora Marleny, quien lleva bastante tiempo viviendo en este barrio y que considera primordial tener sentido de pertenencia, fue una de las mujeres que aportó su grano de arena en la preparación del sancocho. 

Los niños también se hicieron presentes. Franklin, de 11 años, a modo anécdota comentó que está muy feliz por la adecuación de este terreno, dado que hasta ese momento debían jugar en una de las cuadras del sector donde solían golpear las puertas y eso causaba molestias a las otras personas.    

Durante esta jornada lograron cercar el terreno con algunas llantas, las cuales fueron pintadas, y hacer la instalación de ambos arcos que también, quedaron pintados; a futuro, esperan comprar un parque y hacer su instalación para ofrecer mayores alternativas de entretenimiento para los niños.    

Finalmente, el presidente de la JAC hizo un llamado a la empresa de aseo Urbaser para que se acerque a este sector con el fin de hacer la recolección de los residuos restantes que se encuentran allí presentes; la apuesta es que el terreno quede libre de escombros y los niños puedan disfrutar de este espacio para el aprovechamiento del tiempo libre.  

Por Cristhian Cañón