Si bien el bicicarril ha sido una excelente opción para quienes utilizan la cicla como medio de transporte, la falta de coordinación desde la alcaldía tiene molestos a algunos habitantes de Soacha.

 Un primer aspecto tiene que ver con la cicloruta. Muchos no se explican por qué si existe un espacio para las bicicletas, se le quita un carril a los vehículos, generando trancones y traumatismos en la movilidad.

“Respetamos y queremos a los ciclistas, pero creo que también hay que pensar en los que nos movilizamos en carro. Si no hubiera cicloruta, está bien, pero si existe, ¿para qué el bicicarril?”, explicó Ronaldo Romero, residente de León XIII.  

Otra inconsistencia tiene que ver con los maletines. En este aspecto son los biciusuarios los que se quejan porque los vehículos y la gente los corre y el espacio del bicicarril se reduce. “Incluso hay veces los maletines tapan por completo el bicicarril y a uno le toca esquivar, lo que representa un peligro para nosotros los ciclistas. Debería haber gente de la alcaldía atenta para que los maletines permanezcan en su sitio”, dijo José Manuel Medina, biciusuario de Soacha.

Pero lo que causó indignación de varias personas es la imprudencia de los contratistas que hacen obras en el sector de la paralela. Sin importarles que hay sólo dos carriles para los vehículos, se parquean a hacer sus trabajos.

Tan culpable es el contratista como la alcaldía. Cualquier trabajo debe ser coordinado, justo para no perjudicar ni a los ciclistas ni a los conductores de vehículos. Esa gente abusa, no les importa pararse donde les parezca y generar unos trancones terribles”, añadió Ana Milena Osuna.

El llamado es a la Alcaldía Municipal para que ponga orden a lo largo de la vía paralela con el fin de evitar traumatismos en la movilidad, incluso ya muchos dicen que se asemeja a la calle 13 de Bogotá.