El pasado 12 de Octubre de 2011 cuando América celebró los 519 años de su descubrimiento por parte de los españoles, casualmente el Congreso Nacional de los Estados con una amplia mayoría disputada entre los Congresistas Demócratas y Republicanos durante más de 7 años, faculta a su Presidente para que el TLC para Colombia se convierta en una realidad desde los inicios de su negociación el 18 de mayo de 2004 y posteriormente cerrado en Noviembre de 2006 entre los Presidentes George W. Bush y Álvaro Uribe Vélez. Finalmente el actual Presidente de los Estados Unidos Barack Obama firma el pasado 21 de Octubre el documento del Tratado de Libre Comercio que involucra a Colombia, Panamá y Corea del Sur.


“El Tratado de Libre Comercio TLC es un acuerdo comercial regional o bilateral para ampliar el mercado de bienes y servicios entre los países participantes, básicamente consiste en la eliminación total o rebajas sustanciales de los aranceles (impuestos) entre las partes. Este acuerdo rige por la Organización Mundial del Comercio (O.M.C.) o por consiguiente por mutuo acuerdo entre las partes”. En el año 2110, a pesar de gozar de algunas preferencias arancelarias, las exportaciones colombianas pagan más de US$ 9 millones por concepto de aranceles por el ingreso de mercancías. De ningún modo podemos olvidar que uno de nuestros principales socios estratégicos dentro del mercado, sin lugar a dudas, es Estados Unidos, puesto que el principal destino de nuestras exportaciones se encuentran reservadas a ese país en una magnitud del 43% y de igual manera se importan más del 30% de productos, lo que significa unas divisas muy importantes como demuestra el caso.

El cierre de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos sin lugar a dudas representa un éxito en la política de integración comercial internacional, puesto que la lucha es indeterminable por parte de varios países que de igual manera quisieran formar parte de este tipo de relaciones con el socio más importante del mundo que cuenta con más de 320 millones de habitantes, pero sin embargo es necesario puntualizar, en este caso, que es muy necesaria la disciplina, el trabajo y la transparencia para que por intermedio de este tratado comercial se genere empleo a través de la inversión y de alguna manera tratar de erradicar la pobreza.

La discusión sobre sus ventajas y desventajas es muy incierta puesto que desde el mismo gobierno, en el caso de Colombia, no existe el punto de equilibrio suficiente para determinar a corto, mediano y largo plazo, cuáles van a ser sus efectos. Siendo así, se han pronunciado los gremios, sindicatos, agricultores, ganaderos, Honorables Senadores, Ministros de Estado y el ciudadano del común, pronosticando sus posibles consecuencias y entre otras cosas se puede mencionar que los expertos aseguran que se tendrán efectos negativos en los productores de arroz, trigo, maíz, la avicultura y los ganaderos, y que posiblemente pueden tener éxito las confecciones, diseño, modas, flores, plásticos, cueros y calzado.

Por otro lado es muy importante señalar que la mayoría de nuestra producción es de tipo artesanal convirtiéndose en un punto desfavorable para nuestros pequeños empresarios y productores; en este mismo orden no podemos desconocer el ingreso de mercancías de China, Japón y Corea del Sur con precios competentes al consumo local, a lo que suma que el país no está preparado con la infraestructura necesaria como es la construcción de puertos, aeropuertos, vías primarias, secundarias y terciarias que permitan una total explotación de nuestros productos y al mismo tiempo un fácil y rápido ingreso de las mercancías importadas.

De las experiencias de los Tratados de Libre Comercio con México y Canadá con los Estados Unidos y de acuerdo a un informe presentado por la COMISION ECONOMICA PARA AMERICA LATINA CEPAL, podemos señalar lo siguiente: En el caso de México más del 55% de las empresas nacionales hoy en día son de los Estados Unidos, la pobreza tiene un margen del 50% y la tasa del desempleo es del 30% con una quiebra significativa de la gran mayoría de agricultores, lo cual significa el empobrecimiento de la clase trabajadora. De igual manera en el caso de Canadá, la Empresa ETHYL CORP fue demandada por falta de calidad en el producto y como consecuencia se vieron obligados a pagar la cantidad de US$19.3 millones como indemnización por daños y perjuicios.

Esperemos que con el favor de Dios primeramente, el aporte del gobierno y el trabajo consolidado de nuestra gente, se cumplan los objetivos de este importante acuerdo en el cual desde todo punto de vista se puedan ampliar las ventas, brindando a los inversionistas una seguridad estable en igualdad de condiciones para mejorar la calidad de vida de nuestras población.

Fuente: Portafolio.co – Wikipedia- You Tobe

@galodejesus